domingo, 16 de diciembre de 2018

¿Cuál es mi responsabilidad?


No puedo culpar a nadie de mis fracasos porque el único responsable soy yo. Si no asumes la responsabilidad, no tienes control sobre tu propia vida, ya que se la has dado a los demás al culpabilizarlos.

Y asumir nuestra responsabilidad implica ser responsable de nuestra vida, de nuestro cuerpo y mente, de nuestro tiempo, de nuestros pensamientos y emociones, de nuestras relaciones personales y cómo las gestionamos.


Cuando nos damos cuenta de que no hay culpables fuera, que tanto la alegría, como la tristeza, como la ira, …. están dentro de nosotros …. podremos darnos cuenta de que ….. ¡podemos decidir!.

Entonces, ya no hay motivo alguno para culpar a nadie... y te sentirás liberado. 

Asumir la responsabilidad requiere de compromiso y de este modo tomas consciencia de lo que ocurre en nuestro interior y lo aceptas propiciando una conducta más activa en torno al cambio.

Ahora es el momento de soltar y de sentirnos libres por haber hecho todo lo que podíamos y de haber dado lo mejor de nosotros.

Y al asumir mi responsabilidad... gano en consciencia y me acepto.

Cada uno de nosotros somos capaces de lograr los cambios necesarios para tener bienestar, ahora toca querer y asumir nuestra propia responsabilidad en este proceso.

Nadie es responsable de tu estado emocional, solamente eres tú con tus proyecciones.

En este camino no olvides que la paz está dentro de tí, cree en tí. Tú decides.!

Mi paz interior es mi prioridad.

El Teide y Roque Cinchado. Tenerife

¿Sabes dónde debes prestar tu atención?

Ahora saca todo lo bueno que hay en ti para cambiar tu vida. 

La vida está en el presente, aquí y ahora


Vivimos la vida como una competición y nos debilita emocionalmente.

No terminamos de entender que la única batalla es entre tí y tu mismo, sólo eso. De eso se trata, de competir contigo mismo para ser mejor persona y, de repente, todo vendrá. Es así de sencillo.

Debido a esta competitividad y a esa lucha es un mundo de sufrimiento e infeliz. Y lo peor es que nunca vas a poder escapar a este mundo de sufrimiento, si no encuentras esa dimensión que no tiene nada que ver con los objetos mentales, emocionales o materiales que construimos con nuestros pensamientos. Esta dimensión que necesitamos urgentemente es simplemente estar en paz, en lo profundo de nuestro SER sin interpretar el momento.

Sin duda, que para aumentar nuestro bienestar emocional es necesario estar en calma con uno mismo. Y si lo estás contigo, lo estarás con los demás. Cuando hay calma en tu interior, la adversidad sólo es parte del paisaje. No permitas que lo que sucede a tu alrededor pueda entrar dentro de ti.

El pasado nos identifica como persona a través de nuestros pensamientos, en muchos casos, llenos de dolor y sufrimiento. 

Y por otro lado, a través de nuestra mente proyectamos en el futuro nuestro momento próximo utilizando objetos-imágenes mentales, emocionales y materiales. No niego que esta proyección sea importante para nuestro mundo práctico cuando planificas una acción en el futuro tanto para aprobar un examen como emprender tu proyecto.

En ambos casos, nos olvidamos que donde único está la vida es en el presente, en el aquí y en el ahora. Vivo en el presente y lo más importante es lo que tengo delante de mí.

Estar en el presente implica consciencia plena. A mi me gusta llamarlo "Atención Plena". Para conseguir esto, es necesario no juzgar, no intervenir ni dejarse arrastrar por los pensamientos o emociones. 

Una manera para lograr esta atención plena es centrar la mente en nuestra respiración; porque no puedes estar pensando y atento en la respiración, a la vez. 

Nuestra vida requiere de un entrenamiento constante para apagar los pensamientos y entrar en la Consciencia Plena, como un viaje de regreso a nuestra niñez donde no juzgabas ni interpretabas nada. ¡Qué liberación!

Comillas, Cantabria. Spain

La vida es ahora, pues entonces,... vivámosla!!. Vive el momento sin pensar en el futuro ni en el pasado.

Disfrutemos de nuestro tiempo, ahora. 

No ofende quien quiere, sino quien puede.


Parque García Sanabria, Santa Cruz de Tenerife

Cuando Gandhi estudiaba Derecho en Londres, un profesor de apellido Peters le tenía mala voluntad; pero, el alumno Gandhi nunca le bajó la cabeza y eran muy comunes sus encuentros:

Un día Peters estaba almorzando en el comedor de la Universidad y el alumno viene con su bandeja y se sienta a su lado; el profesor, altanero, le dice: "Joven Gandhi, ¡usted,.. no entiende! Un puerco y un pájaro, no se sientan a comer juntos; a lo que Gandhi le contesta: Esté usted tranquilo profesor, que yo me voy volando" y se cambió de mesa... 

El Señor Peters verde de rabia, decide vengarse en el próximo examen; pero, el alumno responde con brillantez a todas las preguntas... Entonces, le hace la siguiente interpelación: "Gandhi, Ud. va caminando por la calle y se encuentra con dos bolsas, dentro de una de ellas está la sabiduría y dentro de la otra, mucho dinero, ¿cuál de los dos se lleva? "... Gandhi responde sin titubear: "¡Claro que el dinero profesor!"
El profesor sonriendo sarcastico le dice " Yo, en su lugar, hubiera agarrado la sabiduría, ¿no le parece?"... Gandhi responde: " Cada uno toma lo que no tiene profesor"...

El profesor Peters, histérico ya, escribe en la hoja del examen: "IDIOTA" y se la devuelve al joven Gandhi... Gandhi toma la hoja y se sienta... Al cabo de unos minutos se dirge al profesor y le dice: "Profesor Peters, Ud. me ha firmado el examen, pero no me puso la calificacion..."

A veces la gente intenta dañarnos con ofensas que ni siquiera nos hemos ganado. Pero sólo nos daña el que puede, y no el que quiere. Si permites que una ofensa te dañe, te dañará. Pero si no lo permites, la ofensa volverá al lugar de donde salió.

Todo lo que le hacemos a los demás, también, nos lo hacemos a nosotros mismos.

Evita actuar igual que esas personas. Estas personas están heridas y, si actúas como ellas, favorecerás que sigan comportándose de esa manera. Así que ignora la critica destructiva y a manipuladores con sus comparaciones inútiles.

Cuando aprendes a ignorar todas esas actitudes tóxicas, logras conectar con tu “yo” más íntimo, con tu "yo" de paz y amor. Amemos el aprendizaje recibido y perdonemos al que nos dejó la cicatriz porque mientras nos hería también se hacía daño a si mismo.

Acuérdate de estar en PAZ contigo mismo sin reaccionar como en ocasiones anteriores y evitando que las cosas nos afecten tantoNo te olvides que nuestras reacciones externas son un reflejo de nuestro estado interno. 

Castillo de San Gabriel, Arrecife, Lanzarote

Queremos la paz en el mundo y no tenemos la paz con nosotros mismos.

La transformación no está en manos de la tecnología, sino en las personas.

Las empresas demandan personal con amplias competencias para hacer frente a los retos de la transformación tecnológica.

Por ello, la capacidad de aprendizaje se valora más que unos conocimientos que podrían quedar obsoletos en un corto plazo.

Pero la transformación no está en manos de la tecnología, sino en las personas.



Así que en un mundo caracterizado por la incertidumbre y el cambio donde no se sabe qué conocimientos serán necesarios mañana, la actitud de evolución se valora más que unos estudios que corren el riesgo de quedar obsoletos.

Por esta razón, la formación académica no es suficiente.

Las empresas, en un entorno digital cambiante demandará en las personas una importante motivación para el aprendizaje y crecimiento continuo, en un enfoque colaborativo y transparente a la hora de compartir información dentro de una diversidad de pensamiento.

El aprendizaje permanente es una clave importante aunque no hemos sido educados para aprender continuamente, y eso es un problema.

El reto de la sociedad del conocimiento y, especialmente de sus profesionales de la enseñanza, es sumamente estratégico para iluminar y facilitar competencias a las personas desde el aprendizaje y ayudarles en su gestión emocional de la vida, en un entorno cambiante y lleno de incertidumbres.

El sistema educativo, el contexto del aprendizaje y, en definitiva, la sociedad del conocimiento requieren de un cambio radical que favorezca competencias más emocionales, facilitando una transición óptima al cambio.

La transformación es incuestionable.

La nueva revolución social 5.0 que viene desde Japón



La humanidad está entrando en una quinta revolución social. Según este modelo, las 5 revoluciones sociales del ser humano son:
1.  Sociedad cazadora-recolectora
2.  Sociedad agraria
3.  Sociedad industrial
4.  Sociedad de la información
5.  Sociedad 5.0

Desde la Federación de empresas de Japón, KEIDANREN se han propuesto potenciar el desarrollo autosostenido de la economía nacional y la mejora de la calidad de vida de la sociedad japonesa.

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...