jueves, 1 de diciembre de 2022

Cinco tips para aguantar mejor la presión en el trabajo

El exceso de trabajo y la presión pueden llevarnos a tener muchos problemas, incluso relacionados con la salud

Saber gestionar la presión es necesario si no queremos que nuestro rendimiento y calidad de vida se vean afectados por unos niveles de estrés demasiado altos.

Te ofrecemos algunos consejos sobre cómo gestionar la presión en el trabajo de una manera adaptativa, lo cual te ayudará a mantener un buen rendimiento sin ver afectada tu estabilidad emocional.


1.- Planifica el trabajo

La planificación es un importante recurso protector ante la presión que en ocasiones puede representar nuestra carga laboral, tomando en consideración que, cuando somos capaces de planificar adecuadamente nuestro tiempo, se rinde de una manera más efectiva y es menos probable que nos invada el estrés por falta de tiempo.


2.- Dale valor al descanso

Tendemos a pensar que los momentos de descanso son improductivos y, en consecuencia, podemos llegar a infravalorarlos. Nada más alejado de la realidad, cuando descansamos estamos protegiendo a nuestro sistema nervioso del estrés y la presión excesiva del trabajo.

Lo ideal es que el descanso sea significativo, es decir, debemos procurar liberar nuestra mente de los pensamientos relacionados a nuestro empleo y aprovechar esos momentos libres para disfrutar de las cosas que nos generan paz.


3.- Cuida tu autoestima

Cuando somos personas seguras de nosotras mismas y confiamos en nuestras capacidades, es menos probable que nos invada la presión laboral. La autoestima es un factor de protección ante las circunstancias adversas de nuestro medio, y en caso de que no se encuentre bien establecida debemos fortalecerla. Existen algunas técnicas prácticas y muy efectivas para el fortalecimiento de nuestra autoestima. Entre ellas tenemos; realizar un listado con todas nuestras virtudes, de manera que podamos reconocerlas y enfocarnos mejor en ellas, etc.


4.- Mejora tu comunicación

En muchos casos la presión en el trabajo se produce por la falta de comunicación o porque ésta es deficiente. Por ejemplo, no atreverse a decir que se necesita a un auxiliar para llevar parte de la carga de trabajo que nos ha sido asignada. Debemos evitar a toda costa la comunicación hostil, en su lugar deberíamos procurar emplear recursos más adaptativos para llevar nuestro mensaje.

Para eso resulta muy útil realizar una comunicación asertiva, que se basa principalmente en llevar nuestro mensaje cuidando tanto el contenido como la forma del mismo, es decir, empleando un lenguaje adecuado y un tono de voz acorde a las normas sociales de respeto.


5.- Abre tu mente

Es necesario que empleemos más nuestra imaginación para evitar el estrés y la presión laboral. Debemos ser capaces de salir de los métodos convencionales para resolver las situaciones complicadas que pueden presentarse en nuestro ambiente de trabajo.

Las personas que se apoyan en su imaginación tienen la capacidad de evaluar distintos escenarios y es menos probable que se estanquen intentando resolver situaciones de una manera que no les ha dado resultados antes.


Fuente: Economistjurist

martes, 22 de noviembre de 2022

El I Congreso de Empleo de Canarias completa el aforo de 350 personas a una semana de su celebración

Las personas que deseen seguir el evento podrán hacerlo por vía telemática, previa inscripción en la página web habilitada al efecto.


La Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias organiza los próximos 28 y 29 de noviembre este primer Congreso sobre los retos del mercado laboral en la capital grancanaria, con el análisis de los asuntos más actuales en el desarrollo del mercado laboral canario

El I Congreso de Empleo de Canarias, organizado por la Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias, completa el aforo de 350 personas a una semana de su celebración en la Institución Ferial de Canarias (Infecar), de Las Palmas de Gran Canaria, los próximos 28 y 29 de noviembre, aunque continúan disponibles las inscripciones para la participación por vía telemática, para lo que solo hay que registrarse en https://www.eventbrite.com/e/entradas-i-congreso-de-empleo-de-canarias-452767408507.

De manera presencial o por medios telemáticos intervienen, entre otras autoridades, el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo; la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz; el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres; la consejera autonómica de Economía, Elena Máñez, el viceconsejero de Empleo, Gustavo Santana, y la subdirectora general de Políticas Activas de Empleo, Maru Menéndez.

Bajo el lema Retos para el presente y el futuro del empleo en Canarias, la cercana cita presenta durante dos días un completo programa con el objetivo de generar un foro de encuentro, conocimiento y reflexión acerca de la dinámica actualidad del mercado laboral, con personas expertas de las administraciones públicas y agentes económicos y sociales tanto de la comunidad autónoma como del resto de España.

Organizado a través del Servicio Canario de Empleo (SCE), el próximo evento incluye, por ejemplo, las conferencias sobre el futuro del mercado de trabajo a cargo de los catedráticos de las universidades de La Laguna (ULL) Francisco Rodríguez y de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) Jaques Bulchand o acerca del prometedor futuro de la Formación Profesional (FP) Dual por parte de Ignacio de Benito, como responsable de Fundación Bertelsmann.

Además, el I Congreso del Empleo de Canarias contempla el desarrollo de mesas redondas sobre la transformación y la transición para el Empleo; las necesidades de empleo en Canarias, alrededor del talento; el impulso de la economía social o acerca de los acuerdos interprofesionales y negociación colectiva, además de varias disertaciones sobre las oportunidades de trabajo en la Unión Europea o la aplicación del Plan de Recuperación y Resiliencia al ámbito laboral.


jueves, 17 de noviembre de 2022

Un neurocientífico explica cómo cambiar tu cerebro y tus emociones con un recurso sencillo

En su último libro, Mariano Sigman incursiona en el poder que tienen las palabras para cambiar el rumbo de nuestras vidas.

Las palabras tienen mucho más poder del que pensamos. A tal punto, que tienen la capacidad de influir sobre nuestro cerebro, nuestras emociones, y el devenir de nuestras vidas.

Uno de los problemas es que no somos conscientes​, no solamente de este poder que las palabras tienen, sino tampoco de los conceptos que operan sobre nosotros mismos. Y que están basados en premisas, hechas precisamente de palabras.

Esa parece ser la hipótesis de "El poder de las palabras. Cómo cambiar tu cerebro (y tu vida) conversando" (Debate), el último libro de Mariano Sigman, referente en el área de las neurociencias de las decisiones, neurociencia y educación, y neurociencia de la comunicación humana.

El investigador basa su afirmación en distintos argumentos, experimentos, citas, referencias que llegan a la mitología griega y hasta experiencias y anécdotas propias.

"No sirvo para eso": cómo dejar atrás esa idea

De hecho, el libro inicia con una referencia personal: de chico, cuando intentó abrirse paso en el mundo de los deportes, fracasó.

Al destacarse en otros ámbitos, como la matemática, una frase (que él se dijo, y que también fue sostenida a nivel familiar), tuvo en su vida el poder de una sentencia: él no era bueno para los deportes.

Sin embargo, ya de grande, se cuestionó esta idea. Y lo que comenzó como una incursión en el mundo del deporte, se transformó en una búsqueda en la cual se propuso encontrar su límite.

Y ese límite estaba mucho más allá de lo que pensaba: no sólo paulatinamente fue sumando kilómetros en bicicleta a su rutina (en España, donde reside), sino que sus propias metas comenzaron a crecer en dificultad y exigencia.

Así, se propuso con su bicicleta hacer cima en la Morcuera, una montaña con una dura pendiente de 9 kilómetros. Comenzó haciéndolo en dos horas, y terminó logrando hacerlo en menos de 35 minutos.

Clarín conversó con Sigman para entender la relación entre las palabras y el devenir de nuestra trayectoria, así como para saber cómo aprovechar este poder y usarlo a nuestro favor. 


Por qué las palabras tienen poder

- ¿Cuál es el poder de las palabras? ¿Cómo pueden cambiar nuestra vida, nuestra mente y nuestras emociones?

- El poder de las palabras es esencialmente el de construir narrativas, que son relatos que nos hacemos sobre las cosas y sobre nosotros mismos, y que tienen mucha fuerza.

Justamente porque no son una descripción fotográfica de la realidad, sino que son una interpretación, en la cual hay muchos matices que terminan siendo decisivos en las cosas que hacemos, en las que no hacemos, y en cómo vivimos nuestra vida.

El ejemplo más clásico, con el que yo empiezo, tiene que ver con las cosas que uno se dice sobre sí mismo, lo que uno puede ser o lo que uno no puede ser. Todo el mundo dice "yo no sirvo para algo", sea el deporte, las matemáticas, o para tener la valentía de hacer algo.

También pasa con las emociones. Por ejemplo, al decirse "yo no puedo estar tranquilo", una persona decreta de alguna manera que su estado emocional siempre es un estado de alerta.

Y en general estas ideas no vienen de la nada, sino que están construidas en base a una experiencia que uno tiene de uno mismo. Pero son sentencias mucho más fuertes que la realidad. Siempre.

No es cierto que uno no pueda hacer nada de eso, y lo que sí es cierto es que en el momento que decís "es imposible que haga esto", eso se convierte en una barrera definitiva para poder hacerlo.

-¿Entonces las palabras también tienen el poder de obturar posibilidades?

-Claro, ese es un ejemplo del poder de las palabras para cerrarnos un camino. Las palabras también pueden funcionar al revés, abriendo puertas.

En el libro doy cuenta de situaciones en las que simplemente el relato de saber que en caminos difíciles uno tiene una probabilidad significativa de llegar a buen puerto, es un relato optimista o esperanzador, pero de un optimismo bien fundado, porque hay situaciones que uno sabe que son difíciles, pero uno también sabe que si sigue remando va a llegar a buen puerto.

Ese relato, esa interpretación, es mucho más efectiva en disponernos para el movimiento, que poner el foco en lo cansado que uno está o en la adversidad. Entonces, uno elige con qué palabras lo enfrenta.


Cambios modestos pero significativos

-¿Es ilimitado el poder de las palabras?

- Por supuesto que no, hay muchas cosas que no podemos hacer, para decir las obvias, no podemos volar, pero tampoco podemos correr por encima de una cierta velocidad, tampoco podemos cruzar el océano Atlántico. Yo no sostengo esto de "si vos querés, vos podés", eso de ninguna manera es cierto, y no ayuda.

Cualquiera puede cambiar en cualquier dimensión de la vida y en cualquier lugar de la vida, pero son cambios que muchas veces son modestos.

Correr es un buen ejemplo, casi cualquier persona puede correr (hay gente que no puede correr porque tiene imposibilidades motrices, pero la mayoría puede). Y la mayoría de la gente puede correr mucho más de lo que piensa que puede correr. Eso es un hecho empírico, hay ciencia que demuestra eso.

Después, eso no quiere decir que uno pueda correr 10 kilómetros en 30 minutos. Pero lo cierto es que justamente a la persona que empieza a correr no le importa mucho en cuanto tiempo corre, le importa haber llegado.

De hecho, cuando la persona llega siente una gratificación enorme por haber arribado a un lugar que parecía dificilísimo llegar.

Porque no es que vos decís "quiero aprender francés" y aprendés francés. Pero si vos decís "quiero aprender francés" y sabés que podés hacerlo, si le dedicás suficiente tiempo, vas a aprender. No sé si vamos a llegar a ser los mejores en eso, pero eso no importa, se puede aprender.


Cambio vs aceptación

- En una época en la que, de la mano del yoga y del mindfulness tanto se habla de la aceptación. ¿Cómo advertir qué rasgos debemos aceptar, y cuáles deberíamos cambiar?

-Es cierto, existe una tensión entre la comodidad de decir "soy lo que soy, y con eso estoy bien", y la necesidad de cambiar. Hay un concepto que en inglés se denomina el "umbral ok", en el que uno considera que las cosas están bien.

Uno de chiquito aprende un montón de cosas: a escribir, a leer, a calcular, a manejar vínculos sociales, el idioma, y hay un momento en el que empezás a funcionar, y cuando funcionás realmente bien, tenés mucha menos necesidad de aprender, aunque todavía uno puede mejorar en todas estas cosas: puede leer mejor, puede escribir mejor, pero en un momento uno se acomoda.

Después, cada tanto, uno vuelve a plantearse, "bueno, acá donde yo me quedé estancado, hay cosas que me gustaría cambiar", y pueden ser de todo tipo, desde oficios hasta hábitos de la vida social, o emocionales, entonces en general el equilibrio entre cambio y aceptación, es que hay un momento razonable en el que vos tenés muchas ganas de que algo sea distinto.

Ahí es cuando uno dice, "bueno, vale la pena el esfuerzo de hacerlo". Y esto que traés es importante porque mucha gente dice por ejemplo, "me gustaría aprender ruso", pero en realidad lo que le gustaría es saber ruso. Y no le gusta tanto como para hacer un esfuerzo de dos años para aprenderlo.

Entonces no pasa nada, aceptá eso, que no sabés ruso, porque no estás dispuesto a hacer el esfuerzo para aprenderlo. Pero si te gusta lo suficiente como para dedicarle ese tiempo, aceptá que es lo que te gusta, dedicate a eso y cambialo.

Todos tenemos un anhelo, y justamente yo no vengo con esta impronta de decir "hay que cambiar": si no querés cambiar, genial, yo no soy nadie para decir que alguien tiene que cambiar o que tiene que hacer más cosas, o que tiene que vivir una vida de un tipo o de otra.

Sí me interesa que cuando una persona sabe lo que quiere y no tiene las herramientas exactas para lograrlo, pueda ir a buscar aquellas que la ayuden a encontrar ese camino, una vez que se identifica qué es lo que se quiere ser.


Cómo lograr buenas conversaciones

- ¿Puede el diálogo en sí mismo ayudarnos a cambiar? ¿O debe tener determinados rasgos analíticos?

- Hay una especie de decálogo en el libro de lo que es una buena conversación, lo que Montagne, el ensayista francés, llama "el arte de conversar", que son cosas bastante elementales.

Tiene que ver primero con una buena predisposición, conversar es idealmente un espacio de descubrimientos, justamente conversar significa intercambio, la vieja idea del intercambio de los griegos o los fenicios, en la que cada uno traía algo distinto y se enriquecían porque accedían a algo que no tenían.

Bueno, lo mismo pasa en el mundo de las ideas, vos te juntas con alguien, y uno va intercambiando ideas. Y en ese intercambio de ideas idealmente hay un proceso de descubrimiento, de crecimiento. Ahí hay una predisposición para no rechazar lo nuevo.

También es importante destacar que la conversación es casi un eufemismo de lo que es el pensamiento, entonces sí es un ejercicio analítico: de revisar, de darse cuenta si hay cosas que son las que realmente te importan o no, de cuestionar, de no tomar nada como verdades absolutas.

Hay un elogio a la duda, hay pausas, hay momentos de pronunciar y momentos de escuchar y momentos de reflexionar.

No son cosas nuevas que yo proponga por primera vez, son herramientas que han estado hace muchísimo tiempo, y además en este caso en particular son bastante intuitivas: la buena conversación es más o menos lo que imaginamos como una buena conversación.

Después, lo que hay son herramientas, esto de cómo hago para poder poner a dos personas que suelen pelearse, para que no lo hagan.

Para eso hay dispositivos actorales, asumir roles o tomar distancia, a veces son dispositivos de humor, el poder reírse de las cosas, a veces son de la distancia, el poder alejarse y verlo en tercera persona, o verlo desde lejos.


La crisis de la conversación

- ¿Cómo se aplica esto a nivel macro? ¿Cómo podemos llegar a tener buenas conversaciones en la era de las redes sociales?

Pienso, en un terreno más especulativo, que muchas cosas que identificamos como crisis políticas que son ubicuas en distintos lugares del mundo en este momento, de crispación, el odio, la segmentación, de la polarización, de la imposibilidad de reconciliar; son en gran medida una crisis de la conversación.

El combustible que subyace a todas estas manifestaciones es que de alguna manera hemos perdido la virtud de hablar de una manera correcta.

Y a su vez yo creo que eso en gran medida está relacionado con el hecho de que el dispositivo que utilizamos hoy para conversar -que son en gran medida las redes sociales- es un dispositivo que no ayuda a canalizar, catalizar o producir buenas conversaciones, porque hay una multitud hablando al mismo tiempo.

Otra cosa que es importante en una buena conversación es el derecho a equivocarse, porque si vos tenés un miedo enorme a decir algo mal hay un montón de cosas que no vas a decir.

Cuando Sócrates habla con su interlocutor, habla con la libertad de que puede confundirse, porque justamente aprovecha la conversación como un lugar para corregir ideas, y las redes sociales son un lugar malísimo para equivocarte, porque hay una multitud de gente que está esperando para acribillarte en el momento mismo en que te equivoques.

Sin duda, hablar entre multitudes no es una buena manera de que la conversación sea un espacio de pensamiento proclive a formar consensos, a compartir y disfrutar de distintos puntos de vista. Entonces, parece bastante razonable que muchas de las cosas que advertimos como problemas resultan en gran medida de una crisis de la conversación.

Fuente.

sábado, 8 de octubre de 2022

La salud mental de los españoles sigue cayendo en picado

Hay una notable presencia entre los ciudadanos de síntomas relacionados con la depresión, la ansiedad o el estrés

Este año, el 30% de los españoles considera que su salud mental ha empeorado y casi 9 de cada 10 afirman haber sufrido algún síntoma de depresión y ansiedad. Así se desprende del V Estudio de Salud y Estilo de Vida de Aegon.

El informe analiza los cambios en los últimos cinco años en materia de salud física y emocional, estilo de vida, hábitos y conductas relacionadas con la salud y el bienestar de los españoles. Entre ellas, cabe destacar aspectos como la influencia de la imagen para los españoles, así como los niveles percibidos de estrés, ansiedad o depresión.

Fran Sánchez Becerril

El informe también analiza cómo cuidan los españoles su salud, destacando el uso de las tecnologías para este fin y la tendencia de automedicación en España. Por otro lado, el estudio arroja datos sobre las actividades de ocio de los españoles y el tiempo en familia y con los círculos más cercanos.

La salud emocional en España

La valoración media del estado de salud emocional en el último año es de 6,78 puntos, en una escala del 1 a 10, una puntuación similar a la del pasado año. Más del 61% de los encuestados puntúa su bienestar psicológico igual o por encima del 7.

Por otro lado, la mayoría de los encuestados piensa que su bienestar psicológico no ha variado en el último año. No obstante, cabe resaltar que el 30,8% de los españoles considera que su salud mental ha empeorado en los últimos 12 meses, y únicamente el 11,3% señaló una mejoría en su salud psicológica.

Asimismo, con respecto a 2021, el estudio observa un descenso de cinco puntos porcentuales en el número de encuestados que cree que su estado emocional ha empeorado en el último año.

Analizando la evolución del estado de salud emocional según el sexo, el estudio advierte que las mujeres piensan en mayor medida que su salud psicológica ha empeorado en el último año, un 11,6% más que los hombres. En relación con la edad, aquellas personas entre los 26 y 40 años, seguidos de aquellos entre los 18 y 25, fueron lo que refirieron un mayor empeoramiento de su salud psicológica, representando a un 37,8% y un 36,8% de los encuestados pertenecientes a ambos rangos de edad.

El estudio de Aegon advierte que casi el 90% de los encuestados afirma haber sufrido algún síntoma de depresión y ansiedad en el último año. Además, tanto en los casos probables de ansiedad como de depresión, estos síntomas han interferido algo (52,1%) o mucho (13,9%) en su vida cotidiana.

A pesar de este contexto, casi siete de cada diez encuestados afectados no ha tomado ninguna medida para resolver este malestar. Cabe destacar que el riesgo de ansiedad se posiciona como el más elevado entre los españoles (27,9%), mientras que el riesgo de depresión (22,9%) o la ideación suicida (21,9%) obtienen cifras algo más bajas.


Fuente: El Confidencial.

miércoles, 28 de septiembre de 2022

El Nuevo Rol del área de Recursos Humanos

El área de Recursos Humanos cumple una función esencial para gestionar el talento en las empresas. Es por eso que su funcionamiento se encuentra en permanente cambio para responder a las nuevas realidades laborales. En la actualidad, el área de RR. HH. se prepara para asumir un nuevo rol.

El área de Recursos Humanos es la sección más cercana a los empleados en cualquier empresa. Consecuentemente, las funciones de Recursos Humanos están estrechamente relacionadas con la supervisión, gestión y optimización del capital humano de la compañía.

Una relación muy estrecha que explica por qué el área de RR. HH. debe responder con rapidez a cualquier cambio. En la actualidad, esta sección se prepara para asumir un nuevo rol. O, al menos, así debería ser para que las empresas adopten con éxito las nuevas realidades laborales.


Orígenes del área de Recursos Humanos


Las primeras actividades comerciales de la historia no dispensaban una atención especial a los Recursos Humanos. Al fin y al cabo, la mano de obra carecía de los derechos actuales, la plantilla era muy poco numerosa, sus tareas eran mayormente rutinarias y los modelos laborales podían permanecer sin cambios durante siglos. La Revolución Industrial cambió tal estado de las cosas entre finales del s. XVIII y comienzos del s. XIX.

La concentración de una creciente mano de obra en factorías urbanos, la mecanización de gran parte de las fases del proceso productivo y el progresivo desarrollo de una legislación laboral más benévola con los trabajadores (desarrollo lento pero constante durante todo el s. XIX), motivaron la creación del área de RR. HH.

La salud de los empleados y la gestión de las primeras muestras de descontento fueron las principales preocupaciones de los responsables de RR. HH. durante este periodo.

Durante el s. XX, las funciones del área de Recursos Humanos aumentaron exponencialmente, poniendo el acento sobre el análisis de la productividad y los procesos de selección de personal.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el desarrollo del conocido como Estado del Bienestar en la mayor parte del mundo occidental cambió el enfoque de los Recursos Humanos para situar el foco sobre la satisfacción, la motivación o el compromiso de la plantilla. Aumentaron las garantías laborales y comenzó a cuidarse el conocido como clima de trabajo.


El rol tradicional del área de Recursos Humanos


A resultas de este largo proceso histórico, el área de Recursos Humanos llegó a las últimas décadas del s. XX con un rol perfectamente definido. El respeto por la jerarquía y la escala de mando, la prevención y, llegado el caso, la resolución de conflictos, la atención de las demandas de los trabajadores, la comunicación de despidos y otras medidas adoptadas por la dirección o los responsables de los departamentos, y la búsqueda de los mayores niveles de productividad constituían los ejes del rol tradicional del área de RR. HH.

Todas estas acciones se llevaban a cabo estableciendo muchas veces una separación tácita entre el área de RR. HH. y la plantilla. No existían apenas vías de comunicación y los empleados podían no tener claro a quiénes debían dirigirse para realizar cualquier trámite.

En este sentido, la burocracia era una de las notas predominantes. Un esquema que, por diferentes causas, podría haber quedado obsoleto.


El nuevo rol del área de Recursos Humanos


Desde mediados de la primera década del s. XXI, la irrupción de las nuevas tecnologías en el ámbito empresarial ha contribuido a alterar las bases tradicionales de la gestión de Recursos Humanos.

El avance de la automatización de los procesos operativos o las mayores posibilidades de teletrabajo y otras medidas de flexibilidad laboral gracias a la tecnología, obliga a cambiar los paradigmas por los que se rigen todavía muchos departamentos de Recursos Humanos.


Las nuevas necesidades, claves del nuevo rol del área de RR. HH.


Los cambios en el mercado laboral han generado, a su vez, nuevas necesidades en las empresas. Uno de los apartados donde más evidente resulta esta tendencia es el de la gestión del talento. Las compañías se enfrentan a crecientes problemas para encontrar el talento más idóneo a pesar de la aparente abundancia de candidatos. Una de las claves del nuevo rol del área de Recursos Humanos es la capacidad para promocionar el talento propio y cubrir las nuevas necesidades con la plantilla ya disponible.

Otra necesidad actual es la de detectar con rapidez las carencias formativas de la plantilla y buscar las mejores opciones para cubrirlas de manera efectiva. La personalización de los programas formativos es necesaria para afrontar nuevos retos sin necesidad de contratar personal externo y asegurar un aprendizaje más significativo por parte de los trabajadores.

No podemos olvidarnos tampoco de otra notable necesidad operativa, la de disponer de entornos digitales para la gestión de múltiples tareas relacionadas con los empleados.

Dado que el volumen de información que generan las empresas aumenta año tras año, se impone la necesidad de contar con las herramientas de Recursos Humanos más completas y ágiles para gestionar tan ingente cantidad de datos. En cualquier caso, estos son solamente tres ejemplos de las necesidades que condicionan el nuevo rol del departamento de RR. HH.


El nuevo rol del área de RR. HH. Las principales tendencias


Queda claro que el área de RR. HH. está experimentando cambios profundos pero, ¿cuáles son las principales tendencias que se observan actualmente a nivel mundial?

Digitalización del área de Recursos Humanos: la digitalización es la tendencia más general y la que posibilita la consecución del resto de retos del departamento de RR. HH. Contar con un sistema de Recursos Humanos es sinónimo de una mejor comunicación con el empleado y una mayor eficiencia en la gestión de tareas muchas veces rutinarias, pero no por ello menos relevantes para la operatividad de la empresa.

Nuevos modelos de liderazgo: los nuevos entornos laborales requieren de nuevos modelos de liderazgo. Los líderes deben dominar las nuevas tecnologías, gestionar equipos a distancia y alternar diferentes estilos de liderazgo para mantener elevada la productividad.

Menor carga burocrática, mayor participación en la estrategia empresarial: es uno de los cambios más revolucionarios, por cuanto reduce considerablemente la carga de trabajo en uno de los frentes tradicionales del área de RR. HH. y aumenta la participación de estos profesionales en la toma de decisiones estratégicas.

Diversidad e inclusión desde el área de Recursos Humanos: es, al mismo tiempo, una tendencia en curso y un reto que dista de haber sido superado. La diversidad es una de las características básicas de las sociedades actuales y no tendría sentido que las empresas trataran de funcionar al margen de esta realidad. Contar con diferentes perfiles profesionales, incluyendo múltiples nacionalidades, religiones, culturas o capacidades, puede ser un poderoso factor de enriquecimiento personal y profesional para toda la plantilla.

Mejorar la experiencia del empleado: es la conocida como consumerización, una filosofía de gestión del capital humano que busca aplicar en el trato con los empleados los mismos criterios que rigen las relaciones con los clientes.


Los retos del área de los Recursos Humanos


Ya hemos visto cómo muchas de las tendencias que están ganando terreno en el ámbito de la gestión de RR. HH. suponen también ambiciosos retos para las empresas. Y no son los únicos desafíos en liza:

Generar valor para la empresa: el área de RR. HH. no puede limitarse a la gestión pasiva, sus actuaciones deben contribuir a mejorar el funcionamiento de las empresas.

Conocimientos actualizados: suena casi a tópico, pero no por ello es menos cierto que conocer es poder. El conocimiento puede ser el principal factor diferencial que marque el éxito de la empresa en un contexto cada vez más competitivo y el área de RR. HH. se preocupará por actualizarlo y ampliarlo.

Alternar diferentes modelos de gestión del trabajo: los trabajadores demandan mayores medidas de flexibilidad laboral y el área de RR. HH. puede ofrecerles varias opciones en este sentido de la mano de la digitalización.

Generar sinergias positivas entre diferentes generaciones de trabajadores: ¿Lo nuevo siempre es mejor? ¿La experiencia es la principal cualidad profesional? No hay que decantarse por una de las dos opciones sino combinar las principales ventajas de una y otra. Esto implica fomentar la colaboración entre diferentes generaciones de trabajadores.

Fuente. Bizneo.

Entradas populares

Quizás también te interese:

Lo que piensas de otra persona, es lo que se expande

Si tus pensamientos sobre la persona a la que quieres tiene que ver con lo que no funciona, con lo que no te gusta, con lo que deberían se...