sábado, 24 de junio de 2017

Como mejorar mi escucha. El silencio y la escucha empática

El silencio es una forma de comunicación. Por tanto, debemos saber gestionar y administrar el lenguaje del silencio.

La naturaleza es sabia y nos ha dotado de dos orejas y una boca para poder escuchar el doble de lo que hablamos. Y no olvides que escuchar es la mejor manera de comunicar con otras personas.


La palabra no te permite volver atrás. Por eso, dice el proverbio árabe: “Eres esclavo de tus palabras y dueño de tu silencio”

Además, el silencio es una herramienta estratégica en la gestión de los conflictos que siempre explico en mis clases de Formación y Orientación Laboral e insisto sobre el autoconocimiento, ya que difícilmente se puede entender a los demás si uno no es capaz de saber quién es.

Ya lo dijo el filósofo Kant: “No vemos a los demás como son, sino como somos nosotros” ¿podemos dejar de lado nuestras creencias en el momento de escuchar? Nuestras creencias hacen que veamos solo lo que queremos.


Pero en ocasiones el silencio se hace insoportable en personas que tienen demasiado ruido dentro de ellos mismos ya sea por miedo o inseguridad.

“La manera que vemos el problema, es el problema” Stephen R. Covey


Suscríbete a nuestro canal de Youtube

El silencio como forma de comunicación necesita de la empatía. Sentir lo que sienten los demás, sentir con los demás se hace tanto o más importante que el autoconocimiento.


El silencio junto a la empatía escucha lo que no se está diciendo. Es oír desde el corazón. Por eso, el silencio puede ser a veces una poderosa arma de comunicación.

El segundo de los 8 versos del Entrenamiento de la Mente de Geshe Langri Thangpa dice: "Siempre que esté en compañía de otros, me veré como el más insignificante entre ellos, y desde los más profundo de mi corazón apreciaré a los demás como supremos.

Si quieres tener una vida plena entrena cada día tus ganas de comprender a otros.

Aunque vivimos en tiempos caracterizados por la rapidez y la conectividad nos falta conectar con nosotros mismos. Y para ello, es necesario estar en silencio. El escucharnos permitirá conocernos.



Un buen conversador es un buen escuchador. Siempre que nos permitimos escuchar, aprendemos.

Actividad: La clase se separa en parejas. Y en parejas se pide realizar el siguiente ejercicio, disponiendo de 3 minutos. Una persona  "A" comunicará una historia utilizando solamente la comunicación gestual. No puede hablar. 
La otra persona "B" utilizará la escucha activa y al final comunicará en clase lo que ha entendido de la comunicación no verbal de "A". 
Posteriormente, "A" comentará en clase lo que había comunicado gestualmente.


lunes, 19 de junio de 2017

Como mejorar tu vida. En el presente, aquí y ahora.

Vivir en el momento presente es lo que nos permite estar conectados con nosotros mismos.


Sin embargo, insistimos en angustiarnos por lo que hicimos o dejamos de hacer en el pasado, o nos preocupamos por lo que puede llegar a suceder en el futuro. El pasado no está y el futuro, está por llegar. El presente es lo único real.

El secreto es estar consciente de lo que hacemos en el momento presente y así disfrutar cada minuto de nuestra vida. Seamos conscientes de lo que está ocurriendo en el presente inmediato, es decir, en el aquí y en el ahora.


Suscríbete a nuestro canal de Youtube

El presente es la vida real, por eso desengánchate de tu pasado y no te anticipes al futuro. Nuestros pensamientos se refieren al pasado o al futuro y hacemos que el sentido de lo que somos dependa del pasado, donde encuentra una identidad, o del futuro donde busca una autorealización.


Estar en el momento presente es vivir la vida.

Al principio algo tan sencillo como centrarte en tu respiración te ayudará a parar y conectar con el único momento que tienes, este momento.  Aportar presencia a las cosas que haces te conecta con el aquí y el ahora. Igual que un niño pequeño que juega y disfruta sin pensar en lo que va a hacer esa misma tarde, o en lo que va a comer o a qué hora se irá a dormir.

Las cosas que nos pasan son hechos, situaciones y tu consciencia debe de estar por encima de tus pensamientos sobre ellos, para evitar hacerte daño. Nadie te hace ese daño, te lo haces tú, a ti mismo, con tus interpretaciones. Interpretaciones que producen emociones, emociones que después manifestamos físicamente.


La causa inicial de la infelicidad no es nunca la situación sino tus pensamientos sobre ella. No estamos limitados por nuestros genes sino por nuestra percepción y creencias.

“El hoy es un regalo, por eso se llama presente” Kung Fu Panda


Pregunta: ¿Vives con consciencia plena tu vida o por el contrario, estás haciendo una actividad y pensando en la que viene a continuación o en problemas de días anteriores?.

Actividad: Mindfulness de 5 minutos, máximo 10. Ejercicio para potenciar la capacidad de silencio y escucha. 
Primero el grupo debe estar cómodo, mejor tumbados, si no es posible, en la silla pegando su espalda en el respaldo de la silla y dejando caer sus brazos de manera relajada sobre sus piernas. 
Empezar sintiendo la respiración al respirar profundamente con el estómago en 5 ocasiones. Ahora siente el peso de tu mano izquierda sobre tu pierna. ¡Tu mano izquierda te pesa mucho! La misma con la mano derecha.
A continuación, siente el peso de tu brazo izquierdo. ¡Tu brazo izquierdo te pesa mucho! Hacer lo mismo con el brazo derecho y continuar con el pie y pierna.
Si en algún momento viene un pensamiento negativo, se le deja marchar. Y vuelves a centrarte en tu respiración.
Acompañar esta actividad con música relajante. En la red tienes multitud de recursos auditivos. 


jueves, 15 de junio de 2017

¿Cómo superar el miedo? Lo contrario del amor es el miedo.

Se dice que lo contrario del amor es el odio. Pero la verdad es que lo opuesto al amor, es el miedo.


Tú eliges, vivir desde el amor o desde el miedo.

Y ese miedo escenifica la peor versión de la persona.

El miedo natural es una emoción que alerta. El problema viene cuando se mezcla con nuestra imaginación y se convierte en temor, (miedo tóxico) que paraliza. Este miedo tóxico se sostiene en la invención de cosas que ya pasaron o que nunca ocurrirán. De este miedo tóxico toma distancia.

El miedo tóxico se alimenta de la ansiedad, envidia, enojo, depresión, frustración, celos y estrés. Y se somatiza en enfermedades psicosomáticas y gastrointestinales. Este miedo tóxico aparecerá en la persona al perder a alguien o algo, a poder equivocarse, a ser el culpable o no cumplir con las expectativas.

Existen muchos tipos de miedos.
En el ámbito del trabajo surge el miedo al cambio por la incertidumbre contractual, el  miedo al fracaso por experiencias anteriores y también el miedo al rechazo. Al ser rechazado, el miedo te ayudará a crear estrategias para no volver a experimentar el rechazo nunca más.

Lo contrario del amor no es el odio.

El odio aparece cuando otras personas o circunstancias no cumplen con nuestra expectativa o también cuando jugamos a ser el gran inquisidor, permitiéndonos juzgar a los demás.
La ansiedad, la ira, el odio son disfunciones del estadio de la conciencia atrapado en el tiempo.

Lo que el ego llama amor es posesión y apego que puede transformarse en odio. La expectación ante un suceso venidero, que es la sobrevaloración del futuro, se transforma fácilmente en lo contrario (frustración o decepción) cuando el suceso ha terminado o no cumple la expectativa de tu ego.

Hay que entrenar el cerebro, dejándolo libre de pensamientos, sobre todo, de pensamientos centrados en uno mismo, que es lo que nos vuelve miserables.

“Cuántas cosas perdemos por miedo a perder” Paulo Coelho

No hay que permitir que el miedo sea el capitán de nuestro barco.



No se equivoca quien ensaya distintos caminos para alcanzar sus metas. Se equivoca aquel que por temor a equivocarse no actúa y permanece en su zona de confort evitando su crecimiento y evolución.

Si no luchas por lo que amas, entonces no llores por lo que pierdas.


Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Pregunta: ¿Cuál es tu proyecto? ¿Qué miedo te lo impide? ¿Cómo puedes superar tu propio miedo? 

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...