jueves, 15 de junio de 2017

¿Cómo superar el miedo? Lo contrario del amor es el miedo.

Se dice que lo contrario del amor es el odio. Pero la verdad es que lo opuesto al amor, es el miedo.


Tú eliges, vivir desde el amor o desde el miedo.

Y ese miedo escenifica la peor versión de la persona.

El miedo natural es una emoción que alerta. El problema viene cuando se mezcla con nuestra imaginación y se convierte en temor, (miedo tóxico) que paraliza. Este miedo tóxico se sostiene en la invención de cosas que ya pasaron o que nunca ocurrirán. De este miedo tóxico toma distancia.

El miedo tóxico se alimenta de la ansiedad, envidia, enojo, depresión, frustración, celos y estrés. Y se somatiza en enfermedades psicosomáticas y gastrointestinales. Este miedo tóxico aparecerá en la persona al perder a alguien o algo, a poder equivocarse, a ser el culpable o no cumplir con las expectativas.

Existen muchos tipos de miedos.
En el ámbito del trabajo surge el miedo al cambio por la incertidumbre contractual, el  miedo al fracaso por experiencias anteriores y también el miedo al rechazo. Al ser rechazado el miedo te ayudará a crear estrategias para no volver a experimentar el rechazo nunca más.

Lo contrario del amor no es el odio.

El odio aparece cuando otras personas o circunstancias no cumplen con nuestra expectativa o también cuando jugamos a ser el gran inquisidor, permitiéndonos juzgar a los demás.
La ansiedad, la ira, el odio son disfunciones del estadio de la conciencia atrapado en el tiempo.

Lo que el ego llama amor es posesión y apego que puede transformarse en odio. La expectación ante un suceso venidero, que es la sobrevaloración del futuro, se transforma fácilmente en lo contrario (frustración o decepción) cuando el suceso ha terminado o no cumple la expectativa de tu ego.

Hay que entrenar el cerebro, dejándolo libre de pensamientos, sobre todo, de pensamientos centrados en uno mismo, que es lo que nos vuelve miserables.

“Cuántas cosas perdemos por miedo a perder” Paulo Coelho

No hay que permitir que el miedo sea el capitán de nuestro barco.



No se equivoca quien ensaya distintos caminos para alcanzar sus metas. Se equivoca aquel que por temor a equivocarse no actúa y permanece en su zona de confort evitando su crecimiento y evolución.

Si no luchas por lo que amas, entonces no llores por lo que pierdas.


Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Pregunta: ¿Cuál es tu proyecto? ¿Qué miedo te lo impide?  

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...