lunes, 26 de febrero de 2018

El paro ha bajado, pero ¿de verdad hay más personas trabajando?

El Gobierno se ufana de haber reducido el desempleo en 1.100.053 personas desde 2011, año en que empezó a gobernar el PP. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), en efecto, reflejan que hay esa cantidad de personas menos paradas. Pero, ¿de verdad hay 1.100.053 personas más trabajando?

Pudiera parecer que las invocaciones a la Virgen del Rocíopor parte de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, han obrado el milagro. Hay un millón de personas menos en el paro. Pero es más fácil que se haya producido ese milagro que la política del Gobierno cree empleo, y de calidad, además. Veamos.

Cuando se dice que hay un millón de personas paradas menos, es fácil pensar que hay un millón de personas trabajando más. Nadie piensa en otra posibilidad. Pero existe. La EPA solamente clasifica en tres categorías a las personas: ocupadas, paradas o inactivas. Así, entre 2011 y 2017 hay 1.100.053 personas paradas menos y 227.002 personas inactivas menos. Es decir, hay una disminución de 1,3 millones de personas que habrían pasado a la categoría de ocupadas. Sin embargo, las personas ocupadas solo han aumentado en 377.613 personas. Por ello, hay que concluir que hay 949.442 personas menos residiendo en las viviendas familiares en el Estado español. O, dicho de otra manera, el número de la reducción de personas paradas coincide con el de la disminución de la población de 16 a 64 años. ¿De verdad hay más personas trabajando? La respuesta es, no. Baja el paro y la inactividad, pero no aumenta en la misma medida el empleo.

Si echamos la vista algo más atrás, al comienzo de la crisis en 2008, vemos una disminución muy similar de las personas residentes en viviendas familiares, hay 995.324 menos. Las personas ocupadas han disminuido en 1.667.929 personas; las inactivas también disminuyeron en 644.841 y las paradas aumentaron en 1.317.447 personas, un 50%.

Otro dato que pone en cuestión que realmente haya más trabajo que en 2011 es el que se refiere a la remuneración, menor en 2017 que en 2011, que depende del número de horas de trabajo.

En 2011 se trabajaron 674 millones de horas semanales por parte de 18,3 millones de personas. En 2017 las horas trabajadas fueron 664 millones y las personas ocupadas en 18,6 millones. Es decir, en 2017 se han trabajado 9,3 millones de horas habituales menos cada semana que en 2011, el equivalente a 246.768 puestos de trabajo a tiempo completo menos (a una jornada de 37,5 horas). La jornada media trabajada en 2011 era de 36,9 horas mientras que la de 2017 ha sido de 35,3 horas a la semana. Como la jornada legal no ha tenido variaciones, esa disminución de horas trabajadas se traduce en disminución salarial. Quizás sea el momento de plantear la jornada de 35 horas semanales.

Esa disminución de la jornada media también ha servido para que desde el Gobierno se ufanen diciendo que hay 377.613 personas ocupadas más. No dicen que hay menos trabajo, menos jornada y menos salario.

Una vez más las apariencias engañan: se habla de disminución del paro cuando lo que de verdad disminuye son las personas residentes. Tampoco hay más trabajo, lo que hay es una jornada media menor con menor remuneración. Y también hay un presidente de gobierno diciendo “no nos metamos en eso” cuando se le habla de regular el principio de “a igual trabajo, igual salario”. Es hora de ser serios.

Lola Santillana es secretaria de Empleo y Cualificación Profesional de CCOO


viernes, 9 de febrero de 2018

CCOO presenta la segunda edición de la Guía Aprendices, Becarios-as y Trabajo precario

Para CCOO, el inmovilismo del Gobierno, así como el aumento de prácticas no laborales a coste cero, ha llevado al sindicato a reeditar la guía de "Aprendices, Becarios y Trabajo Precario". “La guía que ahora reeditamos pretender ser una herramienta para que los delegados y delegadas del sindicato puedan luchar contra la precariedad de las personas jóvenes, una ayuda para defender y corregir situaciones inadmisibles, que pueden llegar a afectar a más de 1.400.000 personas jóvenes, así como para que estas conozcan sus derechos”, ha explicado Lola Santillana.




En opinión del secretario de Juventud y Nuevas Realidades del Trabajo de CCOO, Carlos Gutiérrez, la “laboralización” de las prácticas es fundamental para combatir “el fraude y los abusos que sufren miles de personas jóvenes que no reciben ninguna remuneración, en muchos casos, pese a desempeñar el mismo trabajo que otros empleados de la empresa”.

Con el fin de limitar su uso indiscriminado, garantizar la calidad de la formación asociada y los derechos de protección de las personas que las realizan, CCOO está promoviendo la revisión del conjunto de la normativa que afecta a las prácticas. “Defendemos un cambio legal que garantice el carácter formativo de las prácticas, que se perciba una retribución, y, entre otras medidas que posibiliten la transparencia y la información, establecer límites al número de becarios en las empresas”, explicó Carlos Gutiérrez, a fin de facilitar una inserción en el mercado laboral de más calidad a la actual.

Hacer click aquí para descargar la guía: "Aprendices, Becarios y Trabajo Precario"

Hacer click aquí para descargar el TRÍPTICO sobre la guía de prácticas en las empresas.

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...