sábado, 2 de enero de 2021

Eneagrama de la Personalidad, para conocernos y conocer a las demás personas.

Es una de las herramientas que contribuyen a facilitar y profundizar el autoconocimiento.

El eneagrama es una poderosa herramienta de conocimiento de uno mismo y de los que nos rodean, de crecimiento personal y emocional que nos permite describir nueve tipos de personalidades.

El autoconocimiento es fundamental para aprender a querernos y a valorarnos. Y es que, uno de los principales pasos de una buena autoestima es la de aprender nuestros fallos y nuestras virtudes, aceptarlas y sacar todo el partido de cada una de ellas. El crecimiento interior empieza por conocernos un poco más e identificar aquellas tendencias que nos impiden mejorar como persona.

El Eneagrama de las 9 personalidades es utilizado como un método de autoconciencia y autoobservación, autoconocimiento y crecimiento personal y también, tiene aplicación en la comunicación con los demás.

El trabajo con el eneagrama comienza cuando uno identifica su tipo y empieza a comprender sus características dominantes.

Aunque reconoceremos en nosotros comportamientos de los nueve tipos, nuestras características más determinantes están arraigadas en uno de estos tipos.

A continuación, señalamos algunas características de las nueve personalidades como aspectos destacables y que no representan el espectro completo de cada tipo de personalidad.

 

Eneatipo uno: El reformador o perfeccionista. Las personas del tipo 1 tienden a ser muy rectas, severas y de sólidos principios exigentes tanto consigo mismas como con los demás. Quiere ser una persona perfecta y su trauma es que se siente imperfecta. Se esfuerzan siempre por mejorar las cosas, pero temen cometer errores; dado que nunca alcanza la perfección deseada, tiende a enfadarse y frustrarse con facilidad. Se caracteriza por un ego muy centrado en la disciplina, que busca señalar siempre los errores de todo lo que ve y es incapaz de dejar un detalle sin arreglar. 

Son ordenados, organizados y meticulosos que tratan de mantener valores elevados, pero pueden resultar críticos y perfeccionistas. Además, tienen una concepción muy marcada de lo que está bien y lo que está mal. Normalmente tienen problemas de rabia e impaciencia reprimidas. En su mejor aspecto, el uno sano es sabio, perceptivo, realista y noble, a la vez que moralmente heroico. Ejemplos de personas tipo 1: Gandhi, Juana de Arco, Platón, George Harrison, Al Gore, Hillary Clinton, Celine Dion, Emma Thompson, Juan Pablo II y Margaret Thatcher.

 

Eneatipo dos: El ayudador o conectado. Es la persona preocupada, orientada a los demás. Los dos son comprensivos, sinceros y bondadosos; son amistosos, generosos y abnegados, pero también pueden ser sentimentales, aduladores y obsequiosos. Desean intimar con los demás y suelen hacer cosas por ellos para sentirse necesitados. El pensar tanto en los demás les alegra el corazón y las hace sentir valiosas. Les gusta trabajar en equipo y no les gusta sentirse más que los demás. Al dos le gusta ayudar a los demás y sentirse imprescindible, priorizando siempre las necesidades de los demás, pues necesita sentirse necesitado. Es la persona que necesita amor. 

Por lo general tienen problemas para cuidar de sí mismos y reconocer sus propias necesidades. En su mejor aspecto, el dos sano es generoso, altruista y siente un amor incondicional por sí mismo y por los demás. Algunos ejemplos los tenemos en La Madre Teresa de Calcuta, Barbara Bush, Luciano Pavarotti y David Bustamante.

 


Eneatipo tres: El triunfador o competidor. Es la persona adaptable y orientada al éxito pero que necesita valoración. "Yo soy lo que hago" es una frase que describe muy bien al eneatipo tres, que son seguras de sí mismas, atractivas y encantadoras. Ambiciosas, competentes y enérgicas, también pueden ser muy conscientes de su posición y estar muy motivadas por el progreso personal. Suelen preocuparse por su imagen y por lo que los demás piensan de ellas. Normalmente tienen problemas de adicción al trabajo y de competitividad. En gran parte, su valía depende de sus triunfos profesionales y del estatus social alcanzado. Además, tiende a obsesionarse con la imagen, el éxito y el reconocimiento.

En su mejor aspecto, el tres sano se acepta a sí mismo, es auténtico, es todo lo que aparenta ser, un modelo que inspira a otras personas, transformando su vanidad en autenticidad y valorándose por lo que es en vez de por lo que hace, tiene o consigue. Algunos ejemplos los tenemos en Bill Clinton, Elvis Presley, John Travolta, Christopher Reeve, Paúl McCartney, Tom Cruise, Madonna, Michael Jordan y Whitney Houston.

 

Eneatipo cuatro: El individualista o creativo. Es la persona que necesita atención, romántica e introspectiva, conscientes de sí mismos, sensibles, reservados y callados. Son demostrativos, sinceros y personales emocionalmente, pero también pueden ser caprichosos y tímidos. Se ocultan de los demás porque se sienten vulnerables o defectuosos, pero también pueden sentirse desdeñosos y ajenos a las formas normales de vivir. Al compararse con la gente, suele considerar que le falta “algo” para poder ser feliz, sumiéndose en la envidia, la tristeza y la melancolía. Normalmente tienen problemas de autocomplacencia y autocompasión. En su mejor aspecto, los tipos cuatro sanos son inspirados y muy creativos, capaces de renovarse y transformar sus experiencias.

Algunos ejemplos los tenemos en Jackie Onassis, Bob Dylan, Johnny Depp y James Dean.

 

Eneatipo cinco: El investigador o estudioso. Es el tipo cerebral, son muy innovadores, reservados y aislados y defienden mucho su espacio. Absorben y analizan muy rápido la información. Son capaces de concentrarse y enfocar la atención en desarrollar ideas y habilidades complejas. Independientes e innovadores, es posible que se obsesionen con sus pensamientos. Teme expresar sentimientos, pues todo lo que tenga que ver con los sentimientos, así como con el contacto físico, le incomoda. Se desligan de las cosas, pero son muy nerviosos y vehementes. Su mayor miedo es ser incapaz de relacionarse emocionalmente con los demás. Por lo general tienen problemas de aislamiento y excentricidad. Son personas que investigan su alrededor, miran a los demás, conocen lo que les rodea y fomentan su sabiduría En su mejor aspecto, el cinco sano es pionero visionario, suele estar en la vanguardia y es capaz de ver el mundo de un modo totalmente nuevo.

Ejemplos: Vincent Van Gogh, Tim Burton, Bill Gates, Bobby Fisher y Charles Darwin.

 


Eneatipo seis: El leal o fiel. El tipo comprometido, orientado a la seguridad. Su valor principal es la sinceridad y la fidelidad. Las personas tipo seis son dignas de confianza, trabajadoras y responsables, pero también pueden adoptar una actitud defensiva, ser evasivas y muy nerviosas; trabajan hasta estresarse al mismo tiempo que se quejan de ello. Es la persona que teme tomar decisiones. Y su herida es que no confía en sí mismo. Suelen ser muy miedosos y se imaginan siempre lo peor que podría pasar. Suelen ser extremadamente ansiosos y desconfiados, teniendo miedo a lo desconocido, a todo lo que les pueda hacer algún tipo de daño emocional. Pueden ser cautelosas e indecisas, aunque también reactivas, desafiantes y rebeldes. Normalmente tienen problemas de inseguridad y desconfianza. En su mejor aspecto, los seis sanos son estables interiormente, transforman su cobardía en coraje, cultivando la confianza y seguridad en sí mismos, independientes, y apoyan con valentía a los débiles e incapaces.

Algunos ejemplos son Rober Kennedy, Michelle Pfeiffer, Mel Gibson, Richard Nixon, Malcom X, Bruce Springsteen, Princesa Diana, Tom Hanks, Meg Ryan y Julia Roberts.

 

Eneatipo siete: El entusiasta o sociable. Es una persona productiva y ajetreada. Los siete son versátiles, optimistas y espontáneos; juguetones, animosos y prácticos, pero también podrían abarcar demasiado, ser desorganizados e indisciplinados. Activos, vivaces, distraídos y lleno de energía y ansias de libertad. Constantemente buscan experiencias nuevas y estimulantes, pero la actividad continuada los aturde y agota. Suelen vivir bajo una máscara de alegría para evitar conectar con el dolor y la realidad cuando esta es poco agradable. Teme sufrir ya que su problema es que no soporta contactar con el vacío y el dolor en su mente. Por eso, tiende a desarrollar una personalidad divertida, alegre y positiva, utilizando el sentido del humor como mecanismo de defensa. Por lo general, tienen problemas de superficialidad e impulsividad. En su mejor aspecto, los siete sanos centran sus dotes en objetivos dignos, son alegres, muy capacitados y agradecidos.

Ejemplos de este tipo lo encontramos en Robin Williams, Steven Spielberg, W.A. Mozart, Jim Carrey, Sarah Ferguson, Benjamín Franklin, Robin Williams, Jack Nicholson y John F. Kennedy.

 

Eneatipo ocho: El desafiador o líder. El tipo poderoso y dominante. Se caracterizan por un fuerte control sobre su entorno, imponiendo sus propias reglas. Y oculta a toda costa su mayor miedo, que los demás le hagan daño. Por eso protegiéndose tras una coraza, vive a la defensiva, reaccionando agresivamente cuando se siente amenazado. Son personas combativas, agresivas y orientadas al poder. Las personas tipo ocho son seguras de sí mismas, fuertes y capaces de imponerse. Protectoras, ingeniosas y decididas, también resultan orgullosas y dominantes; piensan que deben estar al mando de su entorno y suelen volverse retadoras e intimidadoras. Normalmente tienen problemas para intimar con los demás. En su mejor aspecto, los ocho sanos se controlan, usan su fuerza para mejorar la vida de otras personas, volviéndose heroicos, magnánimos y a veces históricamente grandiosos.

Ejemplos: Donald Trump, Mijail Gorbachov, Frank Sinatra, Franklin D. Roosevelt, Susan Sarandon, Martín Luther King Jr., Sean Connery y Paul Newman.

 


Eneatipo nueve: El pacificador o mediador. Son personas tranquilas, mediadoras y con tendencia a evitar el conflicto. Necesitan que en su entorno reine la paz y la armonía ya que su trauma es que no sabe lidiar con el enfado de quienes le rodean. Los tipos nueve son conformistas, confiados y estables. Son afables, bondadosos, se acomodan con facilidad y ofrecen su apoyo, pero también pueden estar demasiado dispuestos a transigir con los demás para mantener la paz. Es conocido por su carácter conciliador. Desean que todo vaya sobre ruedas, sin conflictos, pero tienden a ser complacientes, incluso a infravalorarse para evitar tomar partido y no molestar a nadie y, por esta razón, suele minimizar cualquier cosa inquietante. Normalmente tienen problemas de pasividad y tozudez. En su mejor aspecto, los nueve sanos son indómitos y abarcadores; son capaces de unir a las personas y solucionar conflictos.

Ejemplos: Winston Churchill, Nelson Mandela, Ronald Reagan, Gerald Ford, Kevin Costner, Sophia Loren, Abraham Lincoln, Walt Disney, Ringo Starr y Reina Isabel II del Reino Unido.

 

Esta entrada se trata de una sencilla introducción del eneagrama que describe brevemente las 9 personalidades. Aprovecho para invitarte a explorar el fantástico mundo de las personalidades a través del eneagrama entrando en el eneagrama de las pasiones, la influencia de las alas, el descentramiento y centramiento, los 27 subtipos, la virtud, el ego y la esencia.

Entradas populares

Quizás también te interese:

Lo que piensas de otra persona, es lo que se expande

Si tus pensamientos sobre la persona a la que quieres tiene que ver con lo que no funciona, con lo que no te gusta, con lo que deberían se...