lunes, 4 de enero de 2016

Sobrevive quien se adapta mejor al cambio



Suscríbete a nuestro canal de Youtube

No sólo nuestros hijos y nosotros mismos, sino también los mercados de trabajo y las sociedades en su conjunto, están cambiando rápidamente. Estamos en una sociedad incierta, ambigua y compleja en la que no dejamos de cambiar y no a todas las personas les resulta igual de fácil aceptarlo y estar preparados para ello.

La vida es un proceso de cambio constante. Y el progreso consiste en renovarse y aceptar el cambio como una constante de nuestras vidas. Empezar por pequeñas variaciones en el día a día puede permitirnos conseguir grandes beneficios personales. Elimina el victimismo y en lugar de centrarnos en el fracaso, debemos enfocarnos en el logro, alimentando favorablemente nuestro estado emocional. Todo esto nos ayuda a prepararnos para afrontar nuestras metas.




Los cambios cuestan. Los cambios duelen, pero son necesarios para nuestra evolución como personas. 

¿Por qué se ha de temer a los cambios? Si toda la vida es un cambio.
Si quieres cambiar tus circunstancias, cambia tú. Si quieres cambiar tu entorno, cambia tú. Si quieres cambiar el mundo, cambia tú. 

Sé tú el cambio que buscas. Si tu entorno no te da lo que buscas, cambia tú para provocarlo. 
Ten siempre claro que los recursos del cambio están en ti, dentro de ti. 

Debemos sentirnos protagonistas de nuestra propia vida y evitar caer en el victimismo y en el estancamiento personal. En estos momentos, la autoestima es fundamental para aceptar mejor las adversidades . Así, la  confianza en nosotros mismos nos permitirá creer en nuestras capacidades para lograr aprender y proponernos nuevos retos en la vida.


Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia."

Honoré de Balzac

Si vemos la vida como un camino en el que podemos aprender de todas las experiencias, seremos capaces de aprender y CRECER. Debemos ser flexibles mentalmente y reinterpretar nuestros acontecimientos. Y superar la resistencia a lo nuevo por culpa del miedo. El miedo nos bloquea ya sea por la posibilidad de no ser competentes en lo que tenemos que hacer, por el que dirán otras personas o por el terrible miedo al fracaso.

Al igual que el miedo, el cambio que busco fuera está dentro de mi. Y tener una actitud rígida y estática no ayuda a cambiar. Por contra, las nuevas experiencias aportan evoluciones personales que nos permiten aprender y crecer emocionalmente, saliendo de nuestra zona de confort, de falsa seguridad.

Lo único constante en la vida es el cambio y de este podemos sacar muchos aprendizajes. El cambio es parte de la vida y no un obstáculo insalvable que alguien pone a propósito en nuestro camino. Debemos ante todo, dejar a un lado todas esas ideas negativas y posibles anticipaciones, que seguramente, aún pondrán más espinas en nuestro sendero hacia el cambio.    

Si en muchos casos, al hablar del SABER, hacemos referencia al aprender. En la gestión del cambio, el saber vital se trata del reaprender.

¿Conoces las últimas ofertas de empleo en FP+Empleo? Síguenos..!!



Actividad: Divide un folio en 5 columnas. En la primera señala el título de 1 o 2 objetivos en los que luchas para alcanzarlos (personales, estudios o profesionales). 
En la segunda columna: contesta ¿para qué luchas por estos objetivos?
En la tercera columna: ¿Qué resistencias presentan estos objetivos? Analiza tus limitaciones internas o tus miedos. Y también, en la cuarta columna, las adversidades situadas en el exterior. Por último, en la quinta columna, explica que harías para eliminar tus limitaciones o miedos y las adversidades externas.

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...