martes, 21 de septiembre de 2010

La vida acompañada de Aprendizaje

Insistimos que esta sociedad cambiante, agravada con la reforma laboral, tendrá consecuencias fundamentales en las relaciones laborales y en el clima laboral. Y, con la facilidad que presenta la reforma laboral 2010 para desvincular a las personas trabajadoras, si una persona no tiene el grado suficiente de cualificación y aprendizaje, es muy probable que quede relegado en este nuevo escenario sociolaboral.
La revolución de la sociedad del conocimiento, similar a la revolución industrial en su momento, exige una constante evolución para no quedar obsoleto, ya que lo aprendido ayer,  mañana deja de ser relevante. Esta es una de las razones por las que la empresa y, especialmente, las personas deben estar sujetas a la sociedad del conocimiento, es decir, a la sociedad del aprendizaje para adquirir la formación necesaria lo antes posible. De ahí la importancia de un aprendizaje permanente a lo largo de la vida.
En este sentido, este modelo social que nos rodea exige un nuevo aprendizaje, el aprender a desaprender. Ya que la estancia en la empresa, para que pueda desarrollarse sin incertidumbres, precisa ser realimentada constantemente con nuevos conocimientos y esto significa acudir a la sociedad del aprendizaje.
Tanto la innovación tecnológica, el constante intercambio de conocimientos y la flexibilidad laboral genera una sensación de inseguridad.
Así, las personas en el entorno laboral tiene miedo ante el despido porque no no contamos con una permanencia en la empresa ni con un futuro estable. Se trata de mitos que se derrumban poco a poco.
Esta situación agrava, aún más, el miedo al cambio convirtiendose en una amenaza, ya que, dificilmente se ve como una oportunidad.
Este cambio exige una labor de día a día cercana al aprendizaje. Y para ello, lo importante, es la mentalidad de mejorar continuamente. Eso es lo que hace que una persona vaya hacia delante. Empieza por apostar por ti, esta es la mejor estrategia. No pierdas más el tiempo, aprovecha la oportunidad de formarte y cambiar el destino actual a una situación más favorable y que permita más seguridad en mi vida laboral.
La educación y formación de nuestros jóvenes y de la población adulta se convierte en la mejor defensa ante la crisis.
En este caso, aquellas empresas  que no desarrollen el aprendizaje y el conocimiento difícilmente podrá alcanzar eficazmente sus objetivos y, por lo tanto, desaprovecharán el verdadero capital humano cualificado. La empresa necesita este capital intelectual para el desempeño de sus funciones, para ser competitiva y para sobrevivir en una sociedad globalizada.
Sin duda, aquellas empresas que apuesten por el talento están haciendo una apuesta por su futuro y es ahí donde la empresa, organizándose para el aprendizaje permanente tiene la llave para sobrevivir.

Entradas populares

Quizás también te interese:

La leyenda de los dos lobos: La ira

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...