domingo, 2 de marzo de 2014

Si o si, a la formación profesional


Las islas Canarias se encuentran en un escenario sociolaboral caracterizado por el mayor desempleo juvenil en España, que lo sitúa cercano al 50%. De dos jóvenes, uno no tendrá empleo antes de los 25 años. Si además, acompañamos este dato con que el alto porcentaje de jóvenes que presentan fracaso escolar, reflejamos un horrible horizonte en nuestras islas y con ello, la pérdida de ilusión y sueños de todos ellos en los próximos años.

Esta situación ha generado muchas preocupaciones y una gran incertidumbre en las familias porque observamos que nuestros gobernantes minimizan esta problemática, quizás porque, en gran parte, son los responsables.

En la actualidad, uno de los puntos débiles en el sistema educativo respecto a la U.E. lo constituye el fracaso escolar, factor de marginación y de exclusión económica y social que representa en España una cifra alta. En Canarias, este escenario adquiere connotaciones más fatalistas: gran cantidad del alumnado no terminan sus estudios, es decir, no continúa más allá de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO).


Si la meta europea 2020, de graduación en Ciclos Medios de FP, es de un 50% de la población escolarizada y del 35% en Ciclos Superiores de FP, es decir el 85%. En estos momentos, los jóvenes canarios graduados apenas llegan al 38%. Para llegar a estas cifras, el gobierno tendrá que incrementar anualmente la oferta. Y resulta que es al revés. La disminuyen. Encima en un escenario de crisis donde aún tiene mayor valor la formación para proteger el empleo o reorientar a otras opciones laborales.

Por ello, nuestra sociedad del conocimiento debe dar repuesta, apostando por las personas, desde la activación de la formación, ya sea en programas de cualificación profesional de nivel uno de cualificación, ciclos formativos o en formación para el empleo, que favorezcan la inserción y reinserción de nuestros jóvenes en el aprendizaje y en el empleo.

Repito, la sociedad del conocimiento se convierte en el elemento estratégico para el futuro de nuestros jóvenes.

Nuestra actividad económica se caracteriza por el monocultivo y apenas se ha ido diversificado a lo largo de estos últimos años. Así, la estructura económica de la región se define por la actividad terciaria (Comercio, Hostelería y resto de los Servicios): 81,4% de las empresas frente, al 76,1% en el conjunto del Estado.  Y somos la Comunidad con menor presencia del sector Industrial.


Debido a la crisis económica en la que estamos inmersos desde el año 2008, se ha producido una reducción del número de ocupados. Si analizamos lo que se esconde detrás de dicha evolución general, atendiendo a los diferentes grados de formación de los ocupados, podemos extraer las siguientes conclusiones:

• Se observa una reducción de los ocupados para los niveles de formación más bajos, en especial aquellos trabajadores que sólo poseen el título de educación primaria o primer ciclo de secundaria.

• Hay un crecimiento de las ocupaciones que requieren educación secundaria y educación superior. Sin embargo, muestran una evolución divergente los ocupados con formación equivalente a técnico de grado medio, que han experimentado un retroceso.



Se confirma, una creciente demanda de trabajadores cualificados, en un contexto de superación de la crisis económica.

La evolución en el tiempo muestra un crecimiento relativo de los desempleados de menor cualificación y una reducción de los desempleados de mayor cualificación.

La economía y el mercado laboral desde 2014 tiene una recuperación económica y un crecimiento de empleo y ahora, llega el momento de mejorar las condiciones laborales de la población trabajadora.

Ahora no solo hay que crear empleo, sino que también empleo con salarios dignos. El empleo creado se caracteriza por jornadas parciales, temporalidad y salarios indignos, Hay que dar un paso al frente para demandar a las empresas que los salarios de los trabajadores y trabajadoras en canarios dejen de estar a la cola de los sueldos que se pagan en este país.

El Gobierno y la clase empresarial debe entender que el incremento salarial producirá mayor capacidad de consumo, dinamizará la economía y aumentará el crecimiento. Ahora el reto es crear mejor empleo. El reto de estos próximos años es conseguir un incremento en el reparto de la riqueza a través de la mejora salarial.

Ante este escenario social, tu mayor oportunidad para mejorar es la formación. La respuesta, si o si,.. es la formación profesional.

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...