domingo, 16 de agosto de 2015

Comunicación asertiva

A la hora de comunicar, céntrate en el mapa del otro.

Te ayudará a alcanzar el objetivo de tu comunicación.

Dicen que las personas somos nosotros y nuestras circunstancias, nuestro entorno, nuestro contexto. Las experiencias derivadas de la confluencia de estos múltiples factores determinan cómo pensamos, sentimos y actuamos.



Construye tu mapa de empatía y aplícalo en tu vida. Ponte en la piel de tus clientes como vendedor o en el papel del docente ante su alumnado.

Mediante la asertividad, podemos comunicarnos de una forma clara y concisa, haciendo valer lo nuestro ante los demás. Generalmente las personas asertivas tienden a tomar decisiones y guiar a otros de manera mucho más sencilla.

La persona que se comunica asertivamente, expresa en forma clara lo que piensa, siente o necesita, teniendo en cuenta los derechos, sentimientos y valores de sus interlocutores. Para esto, al comunicarse da a conocer y hacer valer sus opiniones, derechos, sentimientos y necesidades, respetando las de las demás personas.

Uno de los valores que promueve la asertividad, es el respeto.

Un ejemplo claro de asertividad es el siguiente: Estás en un restaurante, y pides una comida sin cebolla. El mesero sin embargo, te trae justo la comida que pediste, pero haciendo caso omiso a tu advertencia, y solicitándola al chef con abundante cebolla. Una persona pasiva, aceptaría la comida con gusto, y la consumiría incluso si no es de su agrado. Una persona agresiva (el otro extremo de la asertividad) se enojaría y trataría mal al mesero, al chef y a todo el que esté cerca. Sin embargo, una persona asertiva, no se dejaría llevar, ni por la ira, ni por el criterio de otros. De forma muy educada, le haría saber al mesero que su pedido no fue entregado a satisfacción, y solicitaría lo cambiasen.
Ser asertivo no es ser maleducado. Hay que tener esto muy en cuenta cada vez que empieces a cuestionar tu asertividad. Si la asertividad que practiques no incluye respeto y tolerancia hacia los demás, no es asertividad. Posiblemente es atrevimiento.

Las personas asertivas son recordadas, no pasan desapercibidas, porque simplemente le comunican al mundo sus deseos y se los comunican con claridad. Exigen lo que se debe exigir y respetan a los demás. En todo caso que para exigir, se debe merecer, y si vas a comunicar asertivamente exigiendo algo que es tuyo, primero debes interiorizar la idea de que lo mereces plenamente.


Actividad en clase: El alumnado selecciona un tema y prepara su exposición durante 5 minutos. A continuación, comunica el tema al grupo de la clase de manera asertiva demostrando la  capacidad de expresarte sin dañar a los demás.

Tema: Piensa en alguna historia positiva (real o imaginaria) y señala al menos 5 puntos de la historia que agradarán a tus compañeros al oírla. Tienes que exponer un contenido que esté en el mapa del otro, de tus compañeros que responda a sus emociones. En la exposición tienes que explicar con detalles los 5 puntos. Puedes dirigirte, en el tema que has seleccionado, a tu compañero o compañera en sus ilusiones y sueños.

Los objetivos que pretende esta actividad.

- Enseñar al alumnado a expresarse y defenderse sin hacer daño a los demás.
- Educar para una comunicación positiva e inteligente.
- Fomentar la capacidad de perder el miedo a expresarse sin ser agresivos.

Entradas populares

Quizás también te interese:

La leyenda de los dos lobos: La ira

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...