domingo, 16 de agosto de 2015

Flexibilidad conductual



La flexibilidad conductual es la habilidad para variar el propio comportamiento y asegurar la respuesta de otra persona. También, podemos definirla como la capacidad de todo ser humano para encontrar diferentes alternativas a la hora de buscar un resultado.

Lenguaje y flexibilidad conductual se convierten en poderosas claves a la hora de sobrevivir al siglo XXI.

Estamos ante un cambio de paradigma. Y el cambio está en nosotros ¿Si nuestro entorno cambia, lo estamos haciendo nosotros? ¿Tenemos las herramientas necesarias para afrontar estas nuevas situaciones? Y por contra, hoy existe una mayor carga de toxicidad en nuestro entorno que no debe influir en nuestras vidas.

Una amiga en un taller, al finalizar este vídeo, comentó lo siguiente:
"Si la vida te da limones, aprende a hacer limonada"

Los alumnos y las alumnas que no saben gestionar las tareas carecen de flexibilidad, no saben cambiar de estrategia si no es la adecuada, se resisten a las iniciativas del adulto para hacerle ver las cosas desde otras perspectivas. Ser flexible es saber crear, divagar, explorar, generar, imaginar, improvisar, inventar, modificar, relacionar, soñar, transformar.

La resolución de un problema exige a veces adaptarse a las exigencias de la situación y tener en cuenta varios elementos simultáneamente.

El alumno flexible es capaz de un pensamiento divergente, es decir, del que examina un objeto desde varias perspectivas.

Así reacciona el violinista Lukas Kmit cuando es interrumpido por el sonido de un móvil en mitad de su interpretación...

¿Qué piensas de la reacción de Lukas Kmit?

Entradas populares

Quizás también te interese:

La leyenda de los dos lobos: La ira

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...