domingo, 3 de noviembre de 2019

Contexto Socio Laboral

El entorno laboral flexible se caracteriza por la precariedad y una creciente inestabilidad en la ocupación: las personas modifican las situaciones laborales más frecuentemente que en el pasado y, debido a estos cambios, deben adquirir nuevas competencias profesionales, más educación y formación.

En el panorama actual se hace necesario incluir una educación y formación profesional que posibilite la adaptación de las personas a los distintos campos profesionales y una orientación para que éstas puedan elegir entre aquellos itinerarios de aprendizaje que permitan adaptar sus competencias personales y profesionales a las exigencias de los distintos puestos de trabajo.



La sociedad y los mercados laborales son conducidos por cambios sociales y derivados de la introducción de nuevas tecnologías.
Nos ha tocado vivir el fin de la Era Industrial y el inicio de la Era del Conocimiento.

Estos cambios afectan a los procesos de producción y a los mercados laborales, demandando una mayor cualificación en las personas. Este hecho, junto con la crisis financiera, ha producido mayor precariedad laboral, inseguridad, incertidumbre y desorientación en la vida.

Ante este escenario lleno de incertidumbre es vital acercar a las personas un servicio de orientación profesional, caracterizado por la asertividad y la empatía.

Dentro de este marco económico mundial y globalizado, habrá de conducir a mayores cuotas de bienestar social, pero para ello es necesario que exista una óptima adecuación y transparencia de los sistemas de Formación Profesional, Cualificación y Ocupaciones en la sociedad productiva.




Se aconseja a las personas que se preparen para una vida profesional flexible y con cambios frecuentes, que estén preparados para readaptarse permanentemente a través de la educación y el aprendizaje continuo, que estén dispuestos a adoptar una actitud de predisposición para el cambio, que gobiernen su carrera con inteligencia, que se mantengan en una actitud permanente de empleabilidad y que tengan una mente potencialmente abierta para las posibilidades de cambiar de puesto de trabajo, tanto dentro como fuera de la empresa.




Desconocimiento de derechos y deberes
. La precariedad del mercado de trabajo es tal que, al desconocimiento de los derechos, se tiene que añadir el miedo a reclamarlos, aunque se conozcan. La actitud pasiva de buena parte de las personas trabajadoras en la lucha por mejorar las condiciones de ocupación, reflejo de un contexto social que penaliza la participación, resulta ser causa y efecto de un mercado de trabajo cada vez más flexibilizado y más impersonal, un mercado de trabajo donde los agentes sociales perciben en menor medida la presión social de quien sufre estas condiciones.

Temporalidad / riesgos laborales: La temporalidad es perjudicial porque genera inestabilidad sociolaboral, dificulta la emancipación, causa siniestralidad laboral, no sólo como accidentes sino también como enfermedades, provoca rotación entre puestos de trabajo, pesimismo, falta de motivación, infravaloración, falta de ilusión por el trabajo, acoso moral, etc. La contratación indefinida, tal como está regulada en la actualidad, no garantiza una seguridad a causa de los bajos costes de indemnización por despido.

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...