domingo, 3 de noviembre de 2019

Plan Laboral Individual



El desarrollo del Plan laboral Individual engloba tres aspectos: la definición de la situación laboral de la persona; la autoidentificación en cuanto a intereses, aptitudes, competencias, valores y motivación; y el diseño de objetivos y de itinerarios.

El Plan es el instrumento que facilitará a la persona la reflexión sobre su situación actual, las demandas de su entorno y la detección de posibles carencias o necesidades.

Tras una primera etapa de análisis y diagnóstico de la situación laboral de la persona, se produce el planteamiento de alternativas y toma de decisiones acertadas acerca de las medidas a adoptar para garantizar un adecuado desarrollo profesional.

En un momento posterior, se trata de sondear acerca de sus intenciones profesionales respecto a su futuro en el mundo del trabajo y, las alternativas laborales que se plantea en función de sus intereses profesionales y personales.

Una vez identificadas las áreas de interés profesional, conviene detenerse a reflexionar acerca de las habilidades concretas, las destrezas y las aptitudes que la persona demuestra en las diferentes actividades.

A continuación, se debe iniciar un proceso de análisis de las competencias profesionales con el fin de definir las áreas en las que la persona es más competente, su nivel de competencia y su necesidad y motivación hacia la adquisición de nuevas competencias.

Para poder realizar un estudio de las competencias profesionales de una persona es necesario partir del análisis del perfil profesional que posee y del perfil que define el puesto que desempeña.

El último paso en la definición del perfil profesional consiste en concretar el estilo motivacional requerido en función de las características concretas de un determinado puesto de trabajo que la persona tiene en ese momento.

La construcción de la cualificación laboral de la persona tiene en cuenta la existencia de dos trayectorias laborales: vertical y horizontal.

En cuanto a la primera, implica un ascenso hacia puestos de mayor responsabilidad dentro de una misma empresa o en empresas diferentes. Cada vez aparecen con menos frecuencia este tipo de trayectorias profesionales. La segunda supone una evolución profesional dentro de niveles similares de responsabilidad en la misma empresa o en empresas diferentes y en ocupaciones que pueden o no tener relación entre sí.




No olvidemos la importancia de la Formación Profesional en las políticas activas de empleo, como instrumento para adaptar la cualificación de las personas a las exigencias del mercado de trabajo. Así como la información y orientación profesional en la adecuación de la formación a las necesidades de aprendizaje de la persona.


Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...