lunes, 3 de febrero de 2014

Individuo y grupo

Actividad en el aula: El artículo explica tres tipos diferentes de circunstancias que dan origen a los grupos. Poner un ejemplo por cada grupo y comentar sus características.
Cabe destacar por qué las  personas constituyen grupos.

Los individuos se unen al grupo para satisfacer algún tipo de necesidad individual. A través de la proximidad y el contacto, los individuos descubren qué necesidades pueden satisfacer mediante su inclusión en un grupo. Si las actividades del grupo le resultan gratificadas, un individuo se unirá a él. Hará lo mismo si valora positivamente los objetivos del grupo.

Un individuo se une a un grupo si percibe que éste será un instrumento para la satisfacción de necesidades externas al grupo.

Formación y mantenimiento

Un grupo surge cuando se dan las siguientes condiciones:
a) Que entre las personas exista una relación de proximidad espacial y que, como consecuencia de ella, surja una interacción directa entre las personas. 
b) Ha de ser posible el establecimiento de unas relaciones directas que no sean obstaculizadas. 
c) Las relaciones deben tener un carácter permanente y constante. 
d) Las personas que se relacionan han de tener intereses coincidentes. 
e) El número de los participantes no debe superar un número determinado de personas.

Cualquier grupo se ha originado en la sociedad en un momento determinado, y una serie particular de condiciones determina su formación. ¿ Por qué se forman los grupos?. Dada la diversidad de los grupos, no parece probable que exista una única repuesta a esa pregunta. 

Las circunstancias son variables. Sin embargo, pueden establecerse tres tipos diferentes de circunstancias que dan origen a los grupos

1. Una o varias personas pueden formar intencionada y deliberadamente un grupo para alcanzar algún objetivo. 

2. Un grupo puede formarse espontáneamente debido a la gente que viene a participar en él. 

3. Varios individuos pueden constituirse en grupo porque otra gente los trata de un modo homogéneo.

En el primero, la formación deliberada, es condición fundamental que una o varias personas entiendan que la unión de ciertos individuos puede lograr un propósito, que no sería posible de otra manera.

Los propósitos son diversos: de trabajo, para resolver problemas, etc. Forman grupos para realizar una tarea de forma más eficiente al elegir y coordinar la conducta y los recursos de un conjunto de individuos.

En el segundo tipo, la formación espontánea tiene lugar cuando un número de individuos espera obtener satisfacciones al asociarse al grupo ( grupos informales en la organización, pandilla de amigos, etc.) Dichos grupos suelen ser informales, con limites cambiables y pocas metas o tareas explícitas, aunque pueden desarrollar una estructura estable.

La condición fundamental para que surjan: que los individuos tengan el suficiente contacto entre sí para llegar a conocerse. Suelen ser grupos compuestos por individuos que residen unos cerca de otros.

La formación de estos grupos implica desarrollar entre sus miembros atracciones interpersonales; por ello, es de esperar que la composición de tales grupos dependa de condiciones que determinan dichas atracciones: actitudes y valores similares.

El tercer tipo de origen de grupo se fundamenta en que un conjunto de individuos es tratado por otros como grupo homogéneo.
Se emplean categorías como el color de la piel, edad, sexo, habilidad, lengua, ocupaciones, etc. 
Los miembros de una categoría social definida descubren que se espera de ellos ciertas formas de conducta y que se les da o se les quita ciertas oportunidades por pertenecer a esas categorías.

Por lo que se refiere al mantenimiento del grupo, diremos que el mecanismo básico se realiza a través de las presiones de uniformidad que desarrolla el grupo. Una de las funciones de esa presión es que el grupo se mantenga como grupo.

Las normas del grupo sirven como medios auxiliares para que el grupo se conserve.

De igual manera, las conductas que eviten toda conducta peligrosa para el grupo, que puedan dividirlo o amenazar su existencia, o que incomode a los miembros, hasta hacerles pensar en renunciar, sirven para asegurar el mantenimiento del grupo.

Los grupos recompensan a los individuos que se conforman: estima, aceptación, sistemas formales de recompensas. También utilizan el castigo para inhibir las desviaciones( apartar, eliminar y expulsar).

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...