lunes, 3 de febrero de 2014

Tácticas de Negociación

Es necesario tener una idea clara de lo que no es negociable, es decir, acerca de lo que es posible hacer concesiones o reconsideraciones. O bien, uno termina concediendo alguna cuestión fundamental. 
La fijación de los puntos límite delimita las responsabilidades. Todo lo obtenido por encima de los puntos límite pasa a formar parte del activo del negociador. Fijar los puntos límite es la mejor manera de definir y de compartir los riesgos de la negociación.

Los puntos límite deben estar ligados a las consecuencias de una ruptura eventual.
Si uno transmite a su interlocutor/adversario sus posiciones límite, semejante acción constituye una ventaja determinante.
La determinación de los objetivos constituye una fase necesaria de la preparación. Los objetivos a largo plazo se oponen casi siempre a los objetivos a corto plazo <más vale pájaro en mano que ciento volando>.
El trabajo de preparación no sería completo si no planeáramos algunos escenarios sobre el desarrollo de la negociación. El escenario es una representación de la realidad. Ese estudio dará frutos gracias a las mejores reacciones espontáneas que se tengan: aquellas que han sido preparadas.

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...