jueves, 31 de octubre de 2019

9 ideas para mejorar tu actitud en la vida


Aprende a borrar las emociones negativas. Y empieza a visualizarte como una persona llena de paz, felicidad y capaz de alcanzar tu meta.
Mi nombre es Enrique Borrell, profesor de Formación y Orientación Laboral y, si me lo permites, me gustaría acompañarte en tu crecimiento personal y desarrollo profesional.
Vamos a ver como puedes mejorar tu actitud en la vida.
1. Mejora tu dialogo interior y Elimina la negatividad
Nuestro dialogo interior está relacionado con nuestro estado emocional. Si nos decimos mentalmente cosas negativas favoreces un estado de ánimo negativo. Y nuestro estado emocional está conectado con nuestras actitudes y creencias. Intenta cambiar tu diálogo interno nocivo por otro más favorecedor.
La manera en que vivimos la vida define nuestro mundo interior de pensamientos, creencias y nuestra manera de vernos a nosotros mismos y, como consecuencia, nuestra capacidad para ser feliz.
Intenta reducir la negatividad en tu vida. Seguramente, tienes experiencias que merecen la pena cerrar para abrir nuevas puertas. No puedes elegir las circunstancias que te tocan vivir, pero sí la actitud con la que las afrontas.
Siempre existirán personas tóxicas o circunstancias negativas, es inevitable, pero depende de ti como te afectan o como las afrontas.
Ahora te invito a reflexionar desde una perspectiva que mire más hacia adentro y no hacia afuera. Podemos decir, más íntima.
Cuando reconoces que no son las circunstancias las que son negativas, sino cómo tú las interpretas …. entonces entenderás que todo depende de ti. Enhorabuena!!
Ninguna circunstancia que llamas negativa, ninguna persona que llamas tóxica, te puede hacer daño. Nadie puede herirte sin tu consentimiento.
Lo que tienes delante es un espejo que muchas veces refleja emociones propias que no estás atendiendo. Por ejemplo, te molesta la típica persona que critica continuamente a todo el mundo…. ¿Puede ser que eres muy crítico contigo mismo?
Lo que vemos en los demás es en realidad un reflejo de lo que tenemos dentro de nosotros mismos. El mundo exterior actúa como un espejo para nosotros. Entonces, te das cuenta de que no eres víctima de nada ni de nadie, solo de ti mismo. Que la causa de todo aquello que experimentas y de aquello que los demás te muestran, está en ti. ¿Te lo habías planteado así alguna vez?
Puedes empezar a observar tus emociones negativas desde ese punto de vista, aceptarlas y asumirlas para así sanarlas. El nuevo reflejo de ese espejo es ahora otro. Cambia tu realidad porque cambias tu percepción.
Si cambio mi forma de ver las cosas, las cosas cambian.
2. Relaciones saludables
Ten relaciones saludables que te hagan sentir bien contigo mismo. Pasa más tiempo con personas positivas, inspiradoras y alegres. Descarta de tu mente todo aquello que intoxica tus emociones y rodéate de personas que sacan lo mejor de ti.
La tercera idea es:
3. Protégete 
Todo acaba pasando, también lo malo.
Relativiza los problemas. Hemos de aprender a estar bien en la calma y en el conflicto, en todas las situaciones que nos traiga la vida.
Intenta estar en paz contigo mismo porque ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos. El problema no es nunca lo que nos pasa; el problema es lo que pensamos sobre lo que nos pasa.
Todo es una oportunidad para aprender nuevas habilidades y buscar los aspectos positivos en ti mismo. Comparte tus observaciones positivas con los demás y guárdate los comentarios negativos para ti. Quizás es preferible ser amable que tener razón en una discusión.
4. Marca objetivos Alcanzable.
Centra tu objetivo en pequeños cambios a corto plazo porque los pequeños pasos son los que marcan las grandes diferencias. Celebra los avances, aunque sean pequeños porque el cambio supone esfuerzo. Ten confianza en ti y deja de ponerte excusas porque eres una persona luchadora ante la vida y tienes una gran capacidad de superación. Repite mil veces “Soy capaz”. Si me digo que no valgo para nada, puedo comprobar que es una exageración, puesto que aunque ahora no haya obtenido éxito sé que sirvo para muchas otras cosas.
Tenemos que incluir el poder del todavía. En vez de decir “no sé hablar inglés”, hay que sustituirlo por “no sé hablar inglés todavía”. Esta última interpretación abre las puertas a la posibilidad.
5. Expresa gratitud y generosidad
Ser agradecido te libera de negatividad y te conecta con el sentimiento de amor.
Cada día escribe a mano una lista de gratitud, incluso en los días más difíciles.
Enfócate en dar y ayudar. Muestra tu generosidad y comparte tus habilidades con las personas que te rodean. Si alguien busca consejo, dáselo por muy pequeño que sea.
6. Sonríe y Vive el presente
Sonríele a la vida y te ayudará a que tu actitud ante la vida sea positiva. La sonrisa es un buen ejercicio emocional que reduce el estrés. Contagia con tu sonrisa. Pruébalo con la gente y ya verás que rápido te devuelven la sonrisa y alimenta tu nueva forma de ver el mundo. En la misma dimensión emocional que tú miras a una persona, esta persona te responde igualmente.
Cultiva el sentido del humor. Nos hemos olvidado de reír. Nos tomamos la vida demasiado en serio.
Aquí y ahora es dónde único está tu vida. No ayer ni mañana. Vida y “momento presente” son la misma cosa.
Las personas que están felices consigo mismas y con sus amistades tienen una dosis mayor de energía y viven más.
7. Visualiza y relájate
Visualiza tus proyectos, tus sueños. Utiliza el poder de la visualización para atraer tu sueño a tu vida. Y enfoca tu mente alcanzando tu deseo y pregúntate como te sientes habiendo logrado tu sueño. Una vez visualizado, disfruta del camino en paz y de este modo, el universo conspirará a tu favor.
Al relajarte, te olvidas del pasado y futuro y colocas la mente en el momento presente, cultivando una actitud positiva.
No puedes centrar tu mente en la respiración y a la vez atender tus pensamientos. Al respirar con profundidad, siente cómo dejas ir todas las emociones que te detienen y eliminas lo que te enoja.
8. Valora las cosas y Cambia tu hábito
Presta más atención conscientemente a las cosas positivas y reconoce los buenos aspectos de tu vida. Casi siempre, los pequeños detalles son los que llenan la vida de pasión como un abrazo o una sonrisa. Intenta gozar de todo lo que se presenta en tu vida.
Empieza a cambiar tus hábitos. Dormir, comer y realizar alguna actividad física es vital. Intenta cada mañana despertarte 15 minutos antes para concentrarte en ti mismo, tus metas y tu intención de cambiar de actitud. Evita perder el tiempo con noticias deprimentes en televisión o en las redes sociales y tómate tiempo para leer noticias inspiradoras. Valora los motivos por los que quieres cambiar de actitud. Desaprender lo aprendido es vital para poder adquirir nuevos hábitos.
Ante la incertidumbre, no hacer nada es lo más seguro.
9. Contágiate y comunica en positivo
Deja contagiarte de personas positivas. Práctica el hábito de una dieta de positivismo y reduce tu presencia con personas tóxicas, si lo que deseas es mejorar tu actitud en la vida.
Alimenta tu autoestima para quererte más a ti mismo y amar todo lo que haces. Ten confianza porque ser optimista te ayuda a afrontar los problemas de la vida.
Anota en un lugar visible las cosas buenas que has vivido cada semana. Al leerlo cada día reforzará tu positivismo hacia la vida.
El lenguaje positivo aumenta el bienestar de las personas y genera beneficios en la resolución de conflictos y el aprendizaje.
Trata de enfocarte en la vida en todo lo bueno que te ha sucedido y olvida los aspectos no favorables de tu experiencia de vida. Aleja los pensamientos negativos.
Olvídate de “nunca” y “no puedo” porque la comunicación limitante te programa para resultados negativos en tu actitud.
Al aumentar tu actitud positiva, hará que mejore tu salud física y emocional. ¡Inténtalo!
Subscríbete a este canal para recibir los nuevos videos.
Te dejo una pregunta. ¿Qué destacarías en ti y como te enfrentas a los retos en la vida?

Entradas populares

Quizás también te interese:

¿Cómo controlar la ira? La leyenda de los dos lobos

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...