martes, 28 de enero de 2014

Adaptabilidad laboral

ADAPTACIÓN DE LOS TRABAJADORES AL ENTORNO LABORAL y AL PUESTO DE TRABAJO.



La situación actual del entorno laboral está demandando que los trabajadores tengan una actitud predispuesta al cambio permanente. Las empresas tienen que adaptarse a su entorno para ser competitivos y sobrevivir, por ello, introducen continuamente cambios en los sistemas de producción y comercialización y como consecuencia, en los puestos de trabajo. Esto hace que sus trabajadores, si quieren conservar su empleo, tengan que adaptarse a continuos cambios tecnológicos y a la reestructuración de sus puestos de trabajo. Desde esta perspectiva, la formación es y será cada vez más la herramienta fundamental para adaptarse a las necesidades cambiantes del mercado laboral.



El trabajador hoy se enfrenta a necesidades concretas en el nuevo entorno laboral. El sistema productivo, actualmente demanda no sólo personas que tengan unos conocimientos específicos relativos a un área ocupacional concreta, sino también una determinada manera de ser y hacer (adaptabilidad y sentido funcional) que no se deriva de la cantidad y tipo de conocimientos, sino de la capacidad personal para tratar y modificar información. Las empresas necesitan que sus trabajadores tengan una actitud de aprendizaje continuo, flexibilidad, polivalencia y multifuncionalidad, capacidad de trabajo en equipo y habilidades de comunicación y negociación.



Cada vez es más importante la capacidad de innovación dentro de las empresas. Esta circunstancia es vital para las empresas condenadas a reaccionar en un ambiente cada vez más imprevisible respecto a la identidad y carácter de sus futuros competidores, a la rapidez de los cambios técnicos ya la inconstancia de los gustos de los consumidores; lo que obliga a todos los componentes de la empresa a emplear todos los recursos disponibles de iniciativa y creatividad.



En general, las empresas buscan y valoran que sus profesionales cumplan los requisitos de polivalencia, flexibilidad, rapidez en la toma de decisiones, capacidad de trabajo en equipo y habilidades de comunica- ciÓn, integración, responsabilidad, y alta motivación. Estas características, van a impulsar hacia una organización más colectiva v más participativa.



Estas nuevas tendencias en la organización de la empresa ponen en relevancia la importancia de la integración y la participación para alcanzar los objetivos marcados, en beneficio de las formas que mejoran la colaboración, la cooperación, la negociación en la empresa, y que permiten el dialogo con los trabajadores y entre los trabajadores. Esto hará que la comunicación y la negociación, junto con la formación, la participación y la motivación sean puntos básicos en el proceso de adaptación a un entorno laboral cada vez más dinámico y flexible.

Entradas populares

Quizás también te interese:

La leyenda de los dos lobos: La ira

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...