martes, 28 de enero de 2014

Emisión y recepción. Canales de comunicación interna.

El proceso de comunicación puede analizarse, en un primer plano, desde la perspectiva de la técnica de transmisión. En la Teoría de información desarrollada por Shannon y Weaver (1946) con técnicas matemáticas, el proceso parte de un emisor que orienta su actuación a un receptor, distinguiendo cinco fases:

1. El motivo de la comunicación puede ser de distinta naturaleza. La noticia que se transmite puede surgir de la intención del emisor. Puede ser clara y unívoca, poco clara, e incluso, contradictoria. Su contenido puede tener, por consiguiente, una triple naturaleza:

a) Puede ser cognoscitivo, en el sentido de que se transmite un contenido.
b) Puede ser emocional, cuando se expresa un sentimiento.
c) Puede ser pragmático, cuando se trata de anunciar una intención de actuación o crear expectativas de una actuación.

Y puesto que  todo comportamiento tiene importancia comunicativa, la noticia puede también parecer de forma intencionada, o no intencionada, sobre una forma de hacer, o de no hacer.

2. Para que pueda surgir la comunicación del ámbito interno del emisor precisa de una implementación (clave o codificación) en símbolos o señales. Éstas pueden ser sonidos, emisiones de luz o impulso eléctricos. Constituyen el lenguaje de la comunicación. 

3. Estos signos tienen que transmitirse del emisor al receptor, para lo que es necesario que exista un canal de comunicación que permita alcanzar al receptor y que pueda ser percibido por el mismo. La vinculación establecida entre el emisor y el receptor constituye el canal de la comunicación. Y este canal puede construirse de las siguientes maneras:

a) Puede ser un canal unidireccional, solamente en la dirección del emisor-receptor, o puede ser un canal de ida  vuelta, en el sentido de una multa relación entre ambos participantes. La comunicación de doble dirección presenta las siguientes ventajas: Una, permite mediante el proceso de retroalimentación, asegurar que se ha producido la percepción de la noticia por parte del receptor. Otra, incrementa la participación interna del receptor por su posición activa en el proceso de comunicación.

b) Emisor y receptor pueden estar directamente vinculados entre sí, o la noticia se transmite a través de un mayor o menor número de posiciones intermedias. En el primero de los casos surge una estrecha relación y ser reduce el peligro de comunicaciones erróneas.

4. Para poder disponer del contenido de la noticia el receptor debe evaluar el significado de los signos recibidos mediante unas claves( de codificación). 

5. La utilización de la noticia por el receptor se produce mediante su comportamiento, que puede también consistir  en un no hacer. Este comportamiento puede corresponder o no a las expectativas del emisor.

Entradas populares

Quizás también te interese:

La leyenda de los dos lobos: La ira

Cada uno de nosotros vivimos luchas en nuestro interior y tenemos la capacidad de elegir nuestra manera de manifestarnos en la vida. Esta e...